El primer tiempo fue muy disputado y el Barcelona no pudo hacerse con el control del juego, entrando en una vorágine de golpe a golpe en la que ambos equipos tuvieron la posibilidad de abrir el marcador.

Ante la imposibilidad de controlar el juego y poder encontrar espacios para romper la defensa azulona, los de Xavi optaron por los balones largos a la espalda de los centrales, sobre todo por el sector izquierdo de la defensa visitante, y de esa manera tuvo varias situaciones para poder marcar.

Y es precisamente así como llegó el primer gol del encuentro: Un balón largo de Jules Koundé a la espalda de Djené Dakoman encontró bien ubicado a Raphinha, quien controló de gran manera y le ganó en velocidad a su marcador para batir con un remate raso a David Soria.

Posterior al gol, Gündogan y Raphinha tuvieron un par de ocasiones claras para poder estirar la ventaja, pero David Soria le sacó el gol al internacional alemán y el brasileño tiró su remate por encima del travesaño.

En el segundo tiempo, los de Xavi salieron decididos a dominar definitivamente el encuentro y el segundo tanto no se haría esperar y llegaría pasados apenas ocho minutos de reanudado el encuentro.

Pau Cubarsí sale con balón dominado y envía un tira lineas a Gündogan, el teutón juega con Raphinha quien, a su vez, ya había detectado que Christensen atacaba el espacio entre Alderete y Djené. Con el balón en su poder, el danés enviaría un preciso centro que Joao Félix remataría a gol sin apenas oposición de la defensa azulona y su arquero.

El Barcelona seguía presionando en todas las zonas de la cancha logrando recuperar balones y generando peligro sobre la portería rival. Y es así como al minuto 61 llegó el tercer gol del encuentro.

Una conducción de Frenkie de Jong encuentra libre, de nuevo, a Gündogan, quién repite la fórmula del segundo gol buscando a Raphinha. Un defensa logra desviar un poco el balón y, ante la duda de Soria, el brasileño insiste, recupera y asiste a De Jong para que defina casi a puerta vacía.

El dato anecdótico del día es que el gol de Frenkie de Jong es el 11.000 en la historia del Barcelona.

La tarde se cerró con el cuarto tanto. En las postrimerías del encuentro, un pase filtrado de De Jong para Vítor Roque, que puso al brasileño en situación ventajosa de cara al arco rival. El Tigrinho remató, Soria rechazó y Fermín aprovechó el remate para marcar de volea el definitivo 4 – 0 y el gol 11.001 de la historia del Barcelona.

Fue un gran encuentro de los dirigidos por Xavi, quienes supieron adaptarse a las situaciones del juego para dominar claramente a los dirigidos por Bordalás.

Aunado al gran juego colectivo, hubo dos destacados individuales: Pau Cubarsí y Frenkie de Jong. El central catalán cuajó un grandísimo encuentro gracias a su capacidad y claridad para pasar el balón, lo que le permitió entregar correctamente 71 de 82 pases, y también por su poderío en los duelos, ganando el 100 % de los mismos (seis de seis).

El neerlandés entregó bien 67 de 73 pases (92 %) y ganó diez de trece duelos. Su magnífico encuentro lo coronó con el tercer gol a pase de Raphinha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *