Trabajada victoria la que obtuvo esta noche el FC Barcelona frente al Osasuna 1-0, en el partido liguero que ambos tenían pendiente. Un Estadio Olímpico de Montjuic con un ambiente enrarecido, ni alegre, ni enojado, ni pancartas, ni hostias, algunos aplausos, algunos pitidos en momentos puntuales, pero no mucho más.

En el terreno, empezaban las cosas con el pie izquierdo, no por encajar gol, sino por una temprana lesión de Ferran Torres lo que le obligó a ser sustituido por Fermín López; un premio también a esa reciente noticia de que ya tiene dorsal del primer equipo. No sé si esa temprana lesión provocó que se planchara el partido, pero el Barcelona, el más necesitado de los tres puntos, no sufría en defensa pero tampoco generaba mucho en ataque.

Los lloros en el vestuario por parte de algunos jugadores, la conjura de “dejarse la piel” y la “piña” (con asado incluido) en casa de Lewandowsky, parece que cayó en saco roto. No porque lo estuviera pasando mal el Barcelona, sino porque todavía da la sensación de que todavía falta dinámica, actitud, juego, buenas sensaciones, ganas de ganar, en resumen.

Poquito de Lamine, que al menos uno esperaba que pasara algo cuando la tocaba, Pedri y Gundo desaparecido, horrible partido de Lewandowsky y De Jong, los minutos transcurrian en el más completo aburrimiento. La tuvo Budimir para adelantar a los visitantes pero la desperdició, aunque sin ser, tampoco, una ocasión muy clara que se diga.

El segundo tiempo arrancó con un poquito más de velocidad por parte de los blaugranas, lo que agradecía el público poniendo también un poquito más de entusiasmo. Pero, en honor a la verdad, nada ocurrió ni de un lado, ni del otro, hasta que entró “O Tigrinho”, Vitor Roque, en un partido que poco a poco pintaba más y más a triste empate.

Parece que el público intuía algo con la entrada del brasilero porque le dedicaron una pequeña ovación cuando pisó el terreno de juego. A la primera que tocó, la mandó a guardar colocando el 1-0 a favor del conjunto catalán; João Cancelo recibió como extremo y metió un lindo centro con tres dedos y el brasilero se anticipó a la defensa marcando no nada más su primer gol, sino uno de bella factura.

Rugió el Estadi, explotando de alegría, mientras Cancelo y Roque se abrazaban en el corner; es un gol que le quita mucho peso de los hombros al chico por ser su primera anotación en su periplo europeo. Un dato importante aportado por los amigos de Flashcore es que Vitor Roque se convierte en el jugador brasilero más joven en marcar con la camiseta del Barcelona.

Los únicos brasileros menores de 20 años que habían marcado con el conjunto de culé eran Fabio Rockemback y Ronaldo “El Fenómeno”. Pues nada, 1-0. Cinco minutos después, Vitor Roque pretendía picar al espacio pero Unai García le hacia falta, estaba amonestado ya por lo que, recibiendo la segunda amarilla, tuvo que irse expulsado. En siete minutos ya “Tigrinho” había dinamitado el partido.

Mucha movilidad, buscaba el espacio, ayudaba en la presión, y de paso el árbitro no quiso pintarle un claro penalti por agarrón dentro del área. Y como era de esperarse, el Osasuna se vino arriba a un todo o nada buscando el empate a como fuera lugar…y por momentos, el Barcelona estaba cayendo en la trampa de darles el balón y esperar tranquilitos atrás.

Pudo Lamine Yamal volver a marcar un gol “a lo Messi, pero el arquero visitante, Aitor Fernández, estuvo de diez. Y ni en casa, jugando media hora con uno más, pudimos tener un final tranquilo de partido, pues Raul García entró cómo un rayo al área, pero chutó muy cruzado y el disparo dio en la cepa del poste. Recién ahí nos volvió el alma al cuerpo.

Y a la siguiente jugada, Moncayola saca un trallazo, pero Iñaki Peña estuvo providencial. Y menos mal que no había tiempo para nada más y llevarnos la victoria, todavía con un punto de “suspense” más porque antes del árbitro pitar el final del partido, se llevó los dedos al oído dando entender que le estaban diciendo algo desde la sala de VOR. Tres puntos y nada más, ni reacción de los jugadores, ni alivio de ninguna presión, ni mejora en la puesta de escena. Duele, por Xavi y por el equipo, pero es lo que hay. Seguimos.

Un comentario en «“Tigrinho” rugió en Montjuic»
  1. Buen resumen de lo que ha sido el “Penoso” y “Desastroso” partido pese a estar acostumbrados, añado, esta temporada ha conseguido el equipo de Xavi lo que no a hecho ni el equipo de Koeman, apagar la T.V. a mitad de partido, e incluso querer dejar de verlo, conste claramente que no soy ISTA de nadie, solo un CULE desde antes de nacer, pero esto es infumable, doloroso para los ojos y eso que vengo de cuando ganarle al Madriz era un título y solo se ganaba de vez en cuando alguna copa del rey. Esperemos esto se solucione, por lo menos respecto a el juego.
    Saludos a todos los culés y sempre #ForçaBarça 🔴🔵

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *