El Barça vuelve a facilitar los datos de la situación económica del club, con una transparencia ausente en el mandato anterior y con el objetivo de que se pueda analizar, debatir, criticar y proponer, a partir de datos reales. Probablemente, no satisfaga a todos y el grado de transparencia deba ser mayor, con números más precisos y argumentados, pero sin duda, hay una voluntad informativa incuestionable.

Lo gurús “fakeconomics”, tertulianos de las cuenta de la vieja, no quieren entrar en el fango de la herencia recibida porque se les dilapida la mínima credibilidad, huyendo de datos contrastados, variables y
contextos. Su único objetivo, es alarmar y remover las vísceras de socios y aficionados. No quieren entrar en el debate profundo porque la fortaleza de los datos les delata. Son los proclamadores del “estamos peor  que con Bartomeu”, una felonía ante la consistente realidad, en la que ponen todo su empeño los maniobreros de la toxicidad.

Es cierto que estamos lejos de una situación idílica, pero querer obviar la mochila recibida de 389M, el vergonzante diferimiento de salarios de los que aún quedan (70M pendientes), es no querer ver el lastre ante cualquier propuesta optimista de futuro. Superado los dos años de mandato con pérdidas, se debe entrar en ejercicios con beneficios y poner énfasis en el aumento de ingresos, cuestión en la que quizás, no se ha estado a la altura deseada, atenuando el uso de las conocidas palancas y con un ajuste del gasto que debe consolidarse.

El objetivo es reducir la masa salarial y que no supere los 528M, lo que comporta reducirla en más de 120M,  en relación a los 648M autorizados por la Liga en febrero y que supone una reducción de 180M
(25,4%).

No se ha cumplido el compromiso, excesivamente optimista, de reducción de 10M de masa salarial de las secciones, ya que quedó en 4M y por ende, se necesitan avalar los 6M de diferencia ante en la Liga para cumplir el plan comprometido, dando vía libre a la inscripción de renovaciones ya firmadas.

Las pérdidas operativas de las secciones ascienden a unos 47M en los tres últimos ejercicios, lo que impone un objetivo importante de ahorro. La deuda bruta del club, se mantiene en 1350M. Se estiman unos 50M de ahorro -salarios y amortizaciones- con la venta de Lenglet, Umtiti, Collado,
Dest y Maia….pero no hablemos de deuda recibida, ¡eh!

El Espai Barça costará 1500M (no confundir con la deuda). Se prevé que generará 250M de euros anuales, unos 150M previstos para la gestión operativa del club y 100M para pagos de vencimientos. Además,
se contempla refinanciar unos 1.070M, en un plazo de 10/11 años y está vigente la opción d venta de un 49% de BLM.

Se mantiene la deuda, se reduce la masa salarial y se afronta con mayor margen de maniobra el capítulo de fichajes, sin lastrar la economía en los términos… de la herencia recibida… ¡perdón!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *