Vitor Hugo Roque Ferreira, mejor conocido como Vitor Roque, “o tigrinho”, ya está en la Ciudad Condal y aquí te contamos todo lo que este fantástico jugador brasilero, puede aportar al club más grande del mundo, el FC Barcelona.

El chico de apenas dieciocho años ya tuvo su primer día en la que será su nuevo casa con una agenda bastante apretada en su puesta de largo.

Todo sonrisas, acompañado de su esposa y de unas enormes maletas que tipifican las ganas que trae de vestirse de corto ya mismo. Vitor Roque genera una ilusión que teníamos tiempo sin ver en Camp Barça. Y aquí nos metemos de lleno en los pros y los contras del brasilero para que la parroquia culé no se abone a un hype que podría llegar a ser nocivo para todas las partes.

Las virtudes del chico son de sobra conocidas: potencia, instinto goleador, desmarques, va bien por aire y por tierra, es rápido, y tiene esos pincelazos de jugador “distinto”. Cuando baja para recibir y descargar a algún compañero, tiene una arrancada, un pique corto que recuerda mucho a aquellos comienzos del “fenómeno” Ronaldo, guardando las distancias, obviamente.

La gran noticia para la delantera del conjunto catalán es que con Vitor Roque podrá presionar más y mejor, bien arriba; de hecho nuestros amigos de Flashcore nos indican que, el chico recupera más de dos balones por partido, cuando presiona en el área rival. Al maltrecho ataque de los de Xavi les vendrá como agua de mayo los desmarques y la movilidad del nacido en Minas Gerais.

No es muy alto (1.72 cm), pero su capacidad para moverse por los costados y caer al centro del ataque, llegando y no esperando, le hacen un jugador que no solo aporta muchos goles, sino también asistencias. Vimos en su último club, el Athletico Paranaense, que posee una gran capacidad asociativa y mucha facilidad para entrar en la dinámica de juego con balón.

Por supuesto, es de esperar el necesario periodo de adaptación a un juego menos físico que en la liga brasilera, pero mucho más rápido en lo táctico y en lo técnico, como lo es la Liga EA Sports, lo que implica un mayor desgaste físico. No esperemos que salga de titular el próximo partido frente a Las Palmas y haga un hat trick el día de su debut; calma muchachos.

La palabra clave con “o tigrinho” es paciencia, dejar que asimile lo que Xavi le pedirá, conocer a sus compañeros de equipo, verificar sensaciones dentro del campo, compartiendo con jugadores “top”, capaces de surtirle muchos balones de gol. El talento, el profesionalismo y las ganas de triunfar las tiene, lo demás llegará solo si no empezamos a matarlo a las primeras de cambio.

Siempre es bueno tener expectativas realistas, pues si Vitor Roque llega de una vez marcando goles y dando asistencias, le pondremos en un altar…pero si le cuesta, está fallón, y las cosas no salen a las primeras de cambio, empezará el típico “runruneo”. Calma y mesura que el muchacho, solo tiene dieciocho años y aún, física, técnica y tacticamente, sigue siendo un crío.Nuestros mejores deseos para él y para toda su familia, le deseamos una carrera próspera, llena de goles y de títulos en el FC Barcelona… De momento, a entrenar porque se viene el primer escollo del 2024 frente a Las Palmas y un viejo conocido, como lo es, García Pimienta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *