Jornada en día viernes para el FC Barcelona, recibiendo la visita del inspirado Mallorca y también el guiño de la Liga de jugar, anticipadamente, para tener más tiempo de preparar el trascendental partido del martes frente al Napoles, en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones. Menuda semana espera al conjunto catalán.

Los de Javier Aguirre llegan en un subidón de moral brutal, en sensaciones, en juego y sobre todo en resultados, pues su nombre ya está inscrito para disputar la Final de la Copa del Rey, frente al Athletic Club de Bilbao y vienen de derrotar al sorprendente Girona en Liga. Los bermellones saben que el fútbol es un estado de ánimo.

Y Xavi lo certifica en la rueda de prensa previa al partido, destacando el excelente trabajo hecho por Aguirre y como su equipo “siempre compite”. Hablando de competir, tendrá Xavi que armar mañana un verdadero “puzzle” para dar cara al Mallorca, sin olvidar que el martes tiene, hasta ahora, el partido más importante de la temporada. Es todo o nada.

No estará Ronald Araujo por sanción. Tampoco, de Jong y Pedri por lesión; hablaba Xavi que habrá que colocar a algunos jugadores a suplir dichos puestos ya que, ahora mismo, solo están Fermín López, Sergi Roberto y Gündogan como interiores. Veremos si alguno del filial, tipo Marc Casadó o Unai Hernández, entran en la convocatoria final.

No suelen colgarse del travesaño los equipos entrenados por Aguirre, así que podríamos esperar un encuentro abierto, con muchas oportunidades para ambos. Flashcore nos trae el habitual dato de los últimos cinco partidos entre catalanes y bermellones: cuatro victorias y un empate para el equipo culé. Pero ese empate, precisamente, fue el de la primera vuelta.

Un 2-2 doloroso porque ciertamente el equipo mereció ganar, pero entre los errores no forzados y la falta de acierto en la portería rival, volaron dos puntos. Hay muchas chances de ver mañana un muy interesante tandem como pareja de centrales: Iñigo Martínez y Pau Cubarsí, ambos con una muy prolija salida de balón.

Quizá eso permita a Christensen, que no tiene tanta salida, meterse como central y Cubarsí suba un poco a la posición de mediocentro cuando los cules salgan al ataque. Es probable que se vuelva al 4-3-3, con Joao Félix y Lamine Yamal, junto a Lewandowsky, buscando pólvora arriba y marcar lo más rápido posible para evitar que se complique el choque.

Quien juegue en el lateral derecho, probablemente Koundé, debe entender que Lamine precisa de alguien que le acompañe para facilitar su uno contra uno y no nada más darle el balón y esperar a que el chico se invente algo. Asimismo, es muy probable que Cancelo juegue en el lateral izquierdo, pero cumpliendo con otra función en ataque, puesto que Joao Félix tendrá la banda para él, quizás Xavi meta a Cancelo más por dentro, como interior, convirtiéndose en un señuelo para que el central dude si salir a taparle o quedarse con Joao Félix. Y ojito con Abdón Prats y con el “pirata” Muriqi, que ya sabemos como se las gastan; de hecho, suelen no necesitar muchas chances para enchufar alguna.
Partido de altísimo voltaje, ideal para meter presión tanto al Madrid como al Girona, incluso al Atlético, en el comienzo de esta jornada veintiocho. No se pueden perder más puntos, mucho menos en casa, pues entramos en la fase decisiva del campeonato liguero. Últimas diez jornadas y aún quedan muchas cosas por decidir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *