Un verdadero duelo catalán el que se vivirá este fin de semana en el Estadio Olímpico Lluís Companys, en la “Montaña Mágica” de Montjuic. Un encuentro “mágico” es lo que se espera de dos clubes que intentan jugar a lo mismo y en donde, actualmente, no se sabe cuál es el “hermano mayor” y quién el menor de la familia, a juzgar por sus posiciones en la clasificación.

El Girona, es sin duda alguna, el equipo revelación de la temporada, siendo ahora mismo, escolta de la Liga EA Sports, que lidera el Real Madrid; una auténtica barbaridad para un equipo que no hace mucho tiempo, jugaba en Segunda División. El equipo de Michel es un reloj suizo cuyos automatismos y forma de jugar han sorprendido a propios y extraños.

Llegan con la importante baja del venezolano Yangel Herrera, baluarte del mediocampo, quien ha sufrido una inoportuna lesión en el músculo isquiotibial; había anotado, de momento, 4 goles. La “polémica” suscitada por las palabras del Capitán Aleix García (“Me gustaría jugar en el Barça. Es el club que he seguido desde pequeño y el que siempre me ha gustado”), le han costado “palos” por todos lados. Desde su entrenador, hasta de sus propios aficionados.

Tiene el “Gironins” mil maneras de atacar a su contrario, bien sea controlándolo a partir de la posesión del balón, mucha movilidad y efectividad en ataque con un Artem Dovbyk que contabiliza ya siete goles (los mismos de Robert Lewandowsky), o también puede replegarse como león enjaulado y salir a la contra con Savinho dejando un muy alto porcentaje de aciertos cuando lo hacen, no en vano son el equipo más goleador del campeonato.

Todos, comandados por un Aleix García que se está saliendo esta temporada, y un Yangel Herrera (que no jugará), pero que se mueve como pez en el agua en el esquema de Michel. El datazo de Flashcore nos dice que, de los últimos cinco partidos frente al Girona, el Barcelona ha ganado tres, empatado uno y perdido uno; pero el encuentro frente al Atlético de Madrid, pudo haber marcado un precedente para los entrenados por Xavi Hernández.

Tuvo el egarense su primer “match point” frente al Porto en Champions y lo superó con goles y juego, el cual refrendó frente a un siempre complicado Atlético, dando por momentos un verdadero “paseo” a los madrileños. Suele el Barça ganar los partidos donde se enfrenta a un rival que juega similar a ellos, tipo Las Palmas, Villarreal, o el mismo Girona… Aunque la versión de Michel ha sido en ocasiones la 2.0 en la comparativa de como el Barcelona venía jugando.

No se esperan muchos cambios con respecto al once que vimos en la jornada pasada, queda la duda de si jugará Christensen o, no por su reciente paternidad. En principio, lo hará para dar continuidad a lo visto el domingo pasado, pero si no juega el danés, Koundé jugaría con Araujo como pareja de centrales y los laterales serían para Cancelo y el “reaparecido” Alejandro Balde.

Es bastante probable que el Girona no intente el “harakiri”, el suicidio futbolístico que sería ir a presionar alto a los locales porque si los de Xavi superan esa primera línea de presión, van a tener una superioridad enorme en tres cuartos del campo rival. Más bien, entiende Michel que el negocio estaría en esperarles con un bloque medio y salir rápido, generando por medio de Savinho, un uno contra uno versus Cancelo o el mismo Koundé. Ojito con eso.

Es una baja extremadamente sensible la de Yangel Herrera en el Girona, pues podría facilitar la superioridad en el medio campo de los blaugranas. De Jong, Pedri, Gundo y probablemente se sume João Cancelo, generando una altísima posesión, una limpia salida a través de un “doble pivote” De Jong – Gundo y superioridad al encontrar fácilmente al “hombre libre” o “tercer hombre”, ahí ha estado la clave de la sustancial mejoría en el juego azulgrana.

Realmente, un partido para disfrutar y del que saldrá extremadamente reforzado el ganador (de haberlo), pues el Real Madrid ya se enfrentó a un muy serio Real Betis lo cual representó el “pinchazo” blanco. Los de Michel cuentan sus últimos cinco partidos como visitantes por victorias…y los de Xavi llegan pletóricos de moral, de confianza y de juego, conscientes de que un triunfo frente a su público y contra uno de los líderes, relanzaría de forma brutal el proyecto Culer y las ganas de bicampeonato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *