Jornada 15 de la Liga EA Sports y llega uno de esos partidos que tenemos marcados en rojo desde que se conoce el calendario de la temporada. El FC Barcelona y el Atlético de Madrid llegan al duelo empatados con 31 puntos en la tercera posición, aunque los madrileños tienen un partido menos, y buscando no perder pisada frente a los líderes Girona y Real Madrid.

El conjunto entrenado por el “Cholo” Simeone llega en un excepcional estado de forma y juego, con una dupla Griezmann-Morata que mete miedo por donde pasa, pero con la lamentable e importante baja de Pablo Barrios, el cual estaba siendo uno de los baluartes del mediocampo. Simeone no ha podido derrotar a Xavi Hernández en tres partidos ligueros.

Nuestro amigos de Flashcore nos “datean” varias cosas a destacar: los últimos cinco encuentros entre estos equipos, se han saldado con tres victorias para los cules, un empate y una derrota. Ojalá que nos mantengamos solo dentro de lo estrictamente deportivo, pues Griezmann, Saúl y hasta el “Presi” del Atleti, Enrique Cerezo, han ido calentando, innecesariamente, la previa.

Otra estadística brutal es que el Atlético de Madrid no podido ganar, por la Liga, en los últimos diecisiete partidos (doce derrotas y cinco empates) cada vez que Barcelona es el local. Se vestirá de gala el Estadio Olímpico de Montjuic para recibir un duelo en el que, de salir ganador el conjunto blaugrana, lo reforzaría, aún más, moral y animicamente, después de lo sucedido en Champions.

Y es que la clasificación a octavos, virtualmente como primeros de grupo, después de dos años siendo eliminados en primera fase de Liga de Campeones y yendo al infierno de la Europa League, es un plus anímico extremadamente liberador. Y este equipo, jugando más suelto, menos presionado por el “tema Champions”, es un rival realmente temible en cualquier instancia.

Se sabe bien a lo que juega el Atleti: presión, intensidad, transición rápida y si se pone por delante en el marcador, es un hueso muy duro de roer porque defienden muy bien; con un bloque muy compacto, aunque no como antaño. Igual, le convierten pocos goles y su capacidad goleadora se ha incrementado gracias a una propuesta más ofensiva con la dupla Griezmann-Morata.

Los entrenados por Xavi Hernández saben que una victoria valdría su peso en oro porque hasta febrero no hay que pensar más en Champions, sino en mejorar la puesta en escena en Liga y conseguir los resultados. Da la sensación de que el míster no tocará mucho lo planteado frente al Porto, más allá de que Christensen vuelva al once haciendo pareja con Iñigo Martínez.

Probablemente Araujo siga en el lateral derecho y repita Cancelo en la izquierda, porque el negocio, sin duda, puede estar en el flanco derecho del Atleti. No se prevé cambios en la medular, así que veríamos a De Jong como mediocentro y Pedri junto a Gündoğan; ¿meterá Xavi un cuarto centrocampista para formar un 4-4-2? No pareciera ser el partido para ello. Fermín, atento.

Raphinha, Lewandowsky y Joao Félix seguirían siendo el tridente en ataque; mal negocio, parece, es buscarle las cosquillas a Joao Félix antes del partido, pues seguro saldrá hiper motivado, buscando anotarle a su ex equipo. Quizá se quede Raphinha en el banquillo para que sea Ferrán el encargado de gestionar la banda izquierda, pidiendole Xavi a Araujo que acompañe en ataque.

Al Atlético hay que encerrarlo moviendo el balón de lado a lado y siendo más intensos en la presión que ellos, tanto Joao Félix como Raphinha (o Ferrán) tienen que dar amplitud para que el equipo no se espese en el ataque por dentro. Una opción un poco más atrevida de Xavi sería poner a Lamine Yamal como extremo izquierdo, pegadito a la banda, buscando siempre el 1 contra 1 y con licencia para desbordar.

La grada tiene que ser un hervidero y el once titular debe salir bien concentrado para evitar errores tontos en el arreón inicial de los visitantes. Mover y mover el balón debe ser la consigna; usando a Cancelo como receptor de emergencia, si De Jong o Gundo están muy tapados. También, sería ideal que Pedri esté siempre cerca de Gündoğan y alterne su posición con De Jong en salida.

Si el Barça empieza a superar la primera línea de presión del Atlético, tiene la mitad del mandado hecho; si logra desorganizarlos en defensa con transiciones rápidas y con una circulación aún más rápida, las probabilidades de llevarse la victoria se incrementan exponencialmente. Suelen los visitantes ir de más a menos en sus partidos; todo lo contrario a los locales, que nunca se rinden y cuentan con varias remontadas.

¡Partido serio el de este domingo! Xavi y su staff lo saben. Los jugadores, también porque en estos escenarios, es que hay que dar el Do de pecho. Que siga la racha triunfal de Xavi sobre Simeone y del FC Barcelona sobre el Atlético de Madrid; el primer objetivo europeo ya fue alcanzado. Ahora, es necesario engancharnos en Liga y seguir recuperando sensaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *