Menuda victoria se ha llevado hoy el Deportivo la Coruña en el Estadio Johan Cruyff, frente al filial del FC Barcelona, dos goles por uno; derrota de las que duelen y te recuerdan, una vez más, lo durisimo que es esta categoría. Un Deportivo que por momentos nos recordó a aquel “Super Depor” con su presión asfixiante, intensidad, garra y nunca bajar los brazos.

El Barça Atlètic, especialmente Rafa Márquez y su equipo, sabe bien las joyas que tiene en su plantilla y algunos otros que no estaban en agenda, pero han sido gratas sorpresas, como el caso del “pichichi”, Pau Víctor. Pero, la Primera RFEF te exige no solo talento, sino constancia, saber sufrir y bajar al barro en la mayoría de partidos para que no pase lo que pasó hoy.

Empezó entonadito el filial, Casadó mandando en la medular, Alarcón llevando muchísimo peligro por la banda izquierda y Garrido filtrando buenos pases. Cubarsí empezaba en el banco para que los senegaleses Mbacke y Faye hicieran pareja de baile, junto a Pau estaba esperando su oportunidad Unai Hernández. Pasaron los primeros 15 minutos con una chance por lado.

Llegaba urgido de puntuar el Deportivo, y pasado el aluvión de los primeros 15′, detectó una debilidad cuando al Barça era presionado en salida; raro porque tanto Mbacke como Mikayil Faye son muy prolijos para sacar el balón. Justamente fue Faye el que primero metió el susto a toda la grada del Johan Cruyff, cuando en una mala salida regaló una chance a los visitantes.

Los azulgranas seguían mandando en el partido sin sufrir demasiados sobresaltos, a excepción de cuando eran presionados bien arriba. Un excelente pase en profundidad para Pau Víctor entrando en diagonal, servía para driblar al arquero y colocar un 1-0 de bella factura. Cuando no, otro gol de nuestro pichichi que ya lleva nueve tantos y se postula como goleador de la categoría.

El Depor seguía buscando una oportunidad con esa presión asfixiante en salida y la consiguió, otro error en salida plantó a los visitantes al borde del área defendida por Marc Vidal. Faye tenía todo para despejar con tranquilidad pero se enrredó con el balón y Diego Villares le robó la cartera para colocar, con una muy buena definición, el 1-1 momentáneo. Pareciera que la pareja de senegaleses Mbacke – Faye son conscientes de su superioridad física frente a la gran mayoría de delanteros que enfrentan y eso les lleva a ser un poco displicentes en algunas acciones que, con muy poco se hubiesen resuelto sin sobresaltos.

Pues nada, empate parcial a los 30′ y así terminaría el primer tiempo. Y menos mal terminó en empate porque el gol de los visitantes dejó un poco grogui a los locales y los visitantes se estaban viniendo peligrosamente arriba. El segundo tiempo demostró que el Depor sabía que el negocio estaba en presionar a los centrales en salida, a punto estuvo Mbacke de mandarse una macana nada más arrancar la segunda mitad.

Los entrenados por Rafa Márquez iban claramente de más a menos, si tomábamos en cuenta lo hecho en los primeros 45′. Entraban UnaI, Cubarsí, Joan Anaya y Percan por Cuéllar, Mbacke, Ángel Alarcón y Héctor Fort, buscando más pólvora arriba y un mejor control del partido a través de la posesión del balón, pues el Depor seguía muy intenso en la presión cuando el Barça salía.

Pintaba todo para empate porque ninguno de los equipos estaba llevando real peligro al área rival, pero como lo decíamos en otro post partido, esta categoría es muy bestia. Davo, en el minuto 93, definía de forma magistral entrando por la izquierda, colocando el 1-2 para sorpresa de toda la grada y alegría de los hinchas gallegos que se habían acercado al Johan Cruyff.

Habrá que esperar los otros resultados para ver que tanto bajará en la clasificación el filial, pero no se les puede reprochar absolutamente nada; hoy les faltó oficio, experiencia, pero siempre con un juego muy reconocible. La próxima parada es frente a otro equipo gallego, el Club Deportivo Lugo, visitando el Estadio Anxo Carro, en un choque de alto voltaje.¿Por qué? Porque el Barça Atlètic queda con 26 puntos y el Lugo ganó en esta jornada y ascendió a los 25 puntos. El que gane, se trepará en la parte alta de clasificación…el que pierda, se va a mitad de tabla, más allá de los otros resultados que puedan darse durante la jornada. ¡Toca levantarse y seguir trabajando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *