Llegamos a la vigésimo séptima jornada del campeonato nacional de Liga, pudiendo, ahora sí, afirmar con toda propiedad, que hay Liga. El Real Madrid ha pinchado en su visita a Mestalla y si los blaugranas suman de a tres, se pondrán a “solo” seis puntos del lider; sí, todavía son muchos, pero al menos ya se tiene licencia para soñar.

Y es que si los de la capital tuvieron un durisimo partido frente al Valencia, el Barça lo tendrá igualmente complicado en su visita a San Mamés. La buena noticia, es que no juega Nico Williams, por suspensión y que los leones vienen de jugar semifinales de Copa frente al Atlético de Madrid, por lo que los de Xavi llegan mucho más frescos al choque liguero.

La mala noticia, es que los de Ernesto Valverde vienen inspirados, instalados ya en la Final de Copa del Rey y acechando el cuarto puesto de la tabla de clasificación, el cual da acceso a jugar la prestigiosa Liga de Campeones. Frente al Barcelona, sobre todo en su casa, suelen ser muy intensos, proponiendo sin miedo un partido físico, tipo “correcalles”.

De hecho, hace muy poquito, jugando en casa, pudieron apear al Barcelona de la mencionada Copa del Rey, en un encuentro espectacular. Sin embargo, los amigos de Flashcore nos recuerdan que esa victoria, es la única de las últimas cinco veces que se han visto la cara, pues, los cules han ganado las últimas cuatro veces, jugando por el campeonato liguero.

Siempre es complicado visitar el Estadio de San Mamés y puedes escribir en una piedra que los primeros quince o veinte minutos van a ser de muchísima presión alta, líneas adelantadas, y balones a Iñaki Williams para transicionar rápido. Si el Barça aguanta el tipo en esos primeros minutos y no encaja, tiene la mitad de la tarea hecha.

Lo otro, es intentar bajarle lo más que se pueda el ritmo al partido y repetir el performance visto frente al Getafe la semana pasada. Si los locales quieren jugar con líneas adelantadas, pues el pique al espacio es la consigna; por eso es probable que Xavi se decante mañana, nuevamente, por el brasilero Rafinha en el once inicial para cumplir con esa tarea.

No está claro si Iñigo Martínez salga haciendo pareja de centrales con Araujo o el mister evita ponerlo de arranque para que la grada no se vengas aun más arriba de lo que seguramente estará. Quizás, Cubarsí y su espléndida salida de balón sean una mejor opción para aprovechar sus lanzamientos en largo para el compañero que ataque el espacio.

Hay ganas de revancha en el vestuario culé y saben, además, que la victoria les metería, increíblemente, de nuevo en la pelea por el título de Liga. De rebote, sería una puñalada trapera para el Bilbao en su lucha por alcanzar al Atleti en el cuarto puesto de la clasificación. Por ende, una victoria mañana en Bilbao sería un “win” de manual.

Un extra digno de considerar, es que de los cuatro primeros clasificados, el Barça jugará esta jornada en el último turno. Ya sabe que el Real Madrid pinchó y sabrá también el resultado del Atlético y del Girona, cuando salga al césped a disputar su encuentro; eso podría darle al equipo una motivación añadida en caso de que alguno de ellos se deje puntos. Y en todo caso, para “motivación” no habría ninguna mayor que saber que estuviste a diez puntos del líder del campeonato, en la unidad de cuidados intensivos, buena parte de la temporada, y ahora tienes una chance de meterte en la pelea. No se puede fallar mañana en dar el golpe sobre la mesa y asaltar el fortín bilbaino, ¡Habemus Liga! ¿Quién lo diría?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *