Complicadísimo encuentro el de esta jornada 15 para el FC Barcelona, enfrentando al siempre difícil Atlético de Madrid en el Estadio Olímpico de Montjuic. Además, con la presión añadida de que tanto el Real Madrid, como el Girona, actuales líderes del campeonato, ganaron sus respectivos compromisos, por lo que los cules empezaron a unos peligrosos siete puntos de la cima.

Ambientazo en Montjuic, un poco enrarecido por la lesión en el calentamiento de Iñigo Martínez, el cual ya había sido anunciado como titular, por lo que tuvo Christensen que ocupar su lugar. Koundé tal como lo advertiamos en la previa, salía como lateral derecho; por lo demás, mismo equipo y misma idea que lo visto frente al Porto el martes en la Liga de Campeones.

Bueno, al menos en teoría, porque lo que se vio en el arranque no se lo esperaba ni el culé más optimista, parece que tampoco el Cholo, ni los suyos, porque al minuto de juego, una gran jugada entre Koundé y Rafinha debió haber terminado en gol, pero el brasileño le pegó con la de palo y el balón se fue lamiendo el poste derecho. No fue, ni mucho menos, un espejismo.

Otro toma y dame entre Koundé y Rafinha, terminó en un centro para Lewandowsky, el cual, con todo a favor para marcar, el polaco la envió fuera. Era un aluvión de juego del Barcelona y el Atleti, aunque intentaba salir rápido y hacer su juego presionando muy alto, se estaban llevando un repaso táctico brutal. La nota negativa es que todavía iban 0-0, pero era cuestión de tiempo y paciencia.

Eso sí, pudieron los del Cholo ponerse por delante en una escaramuza aislada en el arco defendido por Iñaki Peña, pero Araujo estuvo atento, defendiendo la línea de gol. De Jong era un quebradero de cabeza para los visitantes tocando de primera hacia el tercer hombre / hombre libre, o sacando el balón con sus típicas cabalgadas y descargando para Gundo, Pedri o quien le viniera en gana.

En pleno asedio culé, toma el balón Rafinha y en vez de buscar nuevamente el dos contra uno apoyándose en Koundé, se fue hacia el centro y encontró al protagonista de la noche, Joao Félix. El balón le queda un poco largo, pero aún así pudo encarar a Oblak y con una deliciosa picadita con la pierna izquierda, ponía el merecido 1-0 por lo visto hasta ese momento.

Celebró el gol respetuosamente, pero con evidente desahogo y haciendo un tributo a Messi, pues desde que empezó el partido, sus ex compañeros estaban buscándole las cosquillas. Le estaban pegando bastante. El Barcelona era un equipo solidario en las ayudas, rápido en el repliegue, intenso en la presión, muy concentrado y la actitud era de las que hace tiempo no veíamos. Es decir, de equipo Campeón.

Y así terminaban los primeros 45, donde el único pelo en la sopa era que el partido fuese solo 1-0; cualquiera que haya visto el primer tiempo, coincidirá que debió terminar por mayor diferencia. Metió el Cholo, zorro viejo, un par de cambios en el descanso y salieron enrabietados los colchoneros, cual león que acaban de liberar de su jaula. Pero, ni se inmutaron los locales.

El Atleti estaba siendo mucho más intenso, organizado y expeditivo de cara al gol, pero también estaban dejando muchos más espacios. La gran noticia, es que los de Xavi no se desorganizaron, ni recularon, pero eso metió al partido en un peligroso ida y vuelta que daba la sensación, cuando iban, que el Atleti lo empataba…y cuando venían, que el Barça lo liquidaba. Pues, ni lo uno, ni lo otro.

Una peligrosa falta al borde del área se transformó en la jugada del partido, el recién entrado (y ex culé) Memphis Depay le pegó con el alma, pero Iñaki voló a la escuadra cual Ter Stegen en su prime. Al final del partido, la transmisión anuncia a Joao Félix como el más valioso del partido, pero en lo particular, el más valioso fue Iñaki Peña

Las piernas empezaban a pesar en unos y otros, pero ahora el Atlético se había venido descaradamente arriba buscando el empate y los blaugranas no podían cerrar el partido. Otro fallo de Lewy en el área en un rápido contragolpe, Rafinha mandando un balón al palo, Ferrán y Lamine (recién entrados), no concretaban en un partido que podía complicarse aún más. Tiempo de descuento, y entrado ya el Atleti en el “como sea”, filtran un peligrosísimo balón que el bueno de Iñaki sacaba con el pecho. El Director de la transmisión no dejaba de enfocar a Ter Stegen en la grada; hasta que pitaron el final del partido y todo los focos fueron para el portugués João “Feliz”… sigue Xavi enrrachado frente al Cholo Simeone. Golpe brutal de autoridad del FC Barcelona en el que fue, de lejos, el mejor partido de la temporada y cuando más se necesitaba. Hoy no fue solo que se llevaron los tres puntos, sino que las sensaciones durante el juego y la puesta en escena, invitan al optimismo y mandan un recado al Girona, co líder de la Liga EA Sports, con todas las letras en mayúsculas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *