Debut triunfal del Barcelona en la Liga de Campeones con otro partido coral, controlado y sobre todo, con muchas ganas de arrancar con buen pie. Había dudas con el once inicial, no estaba claro si se harían rotaciones o si Xavi apostaría por su alineación de gala para tratar de encarrilar el partido lo más rápido posible. Fue lo segundo.

Viendo el desarrollo del partido, fue lo más apropiado porque el Amberes empezó ajustadito, ambicioso, controlando bien el balón y sin meterse atrás. El Barça tocaba y tocaba esperando su momento, con un Cancelo (otra vez), siendo lateral/interior para que Gundogan se fuese a la media punta cuando el conjunto culé iba al ataque. En esas, apareció Joao Félix, control al borde del área, regate hacia adentro y 1-0.

Es indudable que el portugués se ha reencontrado, con su fútbol y con la alegría de jugar a este deporte. Es “João-gol Feliz”, porque no solo marca, sino que asiste, tal como ocurrió en el segundo gol. Se revolvió en el área de los belgas, no encontraba espacio, sacó un pase picadito y delicioso, para Robert Lewandosky…y otra vez a sacar del medio para los dirigidos por el bueno de Mark Van Bommel, que por cierto, no estaban haciendo en absoluto un mal partido.

Pero en esas, Raphinha, quien es otro con ganas de poner su sello, entra de sorpresa por la izquierda y al intentar levantar un centro, el balón choca con un defensor del Amberes y para adentro, 3-0. Son de esos partidos en los que el rival está siendo goleado pero no sabe como, ni cuando pasó. El Barcelona tampoco es era un ciclón, pero estaba haciendo exactamente lo que tenía que hacer para llevarse los tres puntos; fin de los primeros 45′.

La segunda parte empezó como terminó la primera, dominio total del club catalán, sin sobresaltos y con todo aparentemente bajo control. Para ratificarlo, Gavi recoge un balón suelto al borde del área del equipo belga y suelta un trallazo con la zurda por toda la escuadra, 4-0. Tiempo para las rotaciones, para cuidar de jugadores claves y para pensar en el próximo partido de Liga; ahora sí, el muy buen equipo Campeón de la Liga belga, bajaba sus brazos.

Había tiempo para más, antes del carrusel de cambios. Centro preciso de Raphinha, que aprovecha, otra vez, el portugués João Félix para poner la manita, el doblete y la asistencia como carta de presentación en el torneo de clubes más prestigioso del mundo. Casi nada. Salieron João Félix, Gavi, de Jong y Raphinha. En su lugar, ingresaron: Fermín, Oriol Romeu y Lamine Yamal, quién unos minutos más tarde, batió otro récord de precocidad, está vez, en Champions.

También, entró el incansable Ferran Torres y el capitán, Sergi Roberto, para dosificar las fuerzas del otro João. Es importante destacar que, todos los que vinieron del banquillo entraron muy metidos y con ganas de poner su granito de arena. Xavi y Van Bommel se dieron un largo abrazo al finalizar el encuentro, iniciando el camino a Wembley. Cada vez, falta un poquito menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *