Meritorio triunfo del FC Barcelona frente a un siempre combativo Porto (2-1), el cual vendió cara su piel, pero dobló rodilla frente a un mejorado conjunto culé. No le sobró nada al equipo español pero mostró más juego y actitud que en los encuentros previos y finalmente logra una victoria que es “doble” porque pasa a octavos de final y levanta el maltrecho ánimo de las tropas blaugranas…además, hay una gran probabilidad de que sea primero de grupo.

La alineación era la esperada (y adelantada por nosotros), a excepción de un Joao Cancelo que jugó por la banda izquierda en detrimento de Alejandro Balde; terminó Xavi acertando de lleno en esta variante, pues el portugués fue, sin duda, el “Man of the Match”. De entrada, se veía a un Barcelona con más ganas, sabiendo que era un partido clave para despejar todos los fantasmas europeos que desde hace ya demasiado tiempo arrastra el FC Barcelona.

El Porto tampoco lo puso fácil, entre Varela, Galeno y Pepê estaban siendo muy peligrosos en unos primeros compases del partido en donde los nervios y la presión en la salida del Porto pudo ocasionar alguna “pájara”. Pero, los locales se fueron entonando, con De Jong sacando muy bien el balón de atrás, metiéndose entre los centrales y tocando rápido para los costados o exhibiendo sus clásicos “slaloms”, para saltar líneas de presión con mucha propiedad.

Una serie de rebotes terminó con un gol del Porto y el miedo en el cuerpo de todos los cules, pero fue anulado por fuera de juego; fue un toque de atención para los de Xavi, los cuales estaban bien en la posesión, pero se desordenaban mucho cuando los atacaban. No había un dominador claro del partido, pero el Barça estaba llevando el control hasta que Galeno clava un zapatazo que Iñaki tapó bien, pero De Jong estuvo muy lento en el rebote y Pepê remató a placer el 0-1.

Otra vez comenzaban perdiendo un partido los blaugranas, pero Joao Cancelo se vistió de Neymar Jr. Tras un muy buen pase de Pedri, recorte y preciosa definición para, tan solo dos minutos después, empatar el marcador. El portugués lo celebró con rabia. Parecieron acusar el gol los portugueses porque una mala salida de su portero, desembocó en una clara ocasión doble entre Pedri y Rafinha, pero ninguno de los dos pudo poner en ventaja a los catalanes.

A partir de aquí y hasta el final del primer tiempo, Iñaki Peña sacó pecho, salvando un par de ocasiones claras para los visitantes y mantiendo al Barcelona en el partido. Nada, final de los primeros 45 con un 1-1 un poco mentiroso porque tanto los catalanes como los portugueses, pudieron haber terminado ganando el primer tiempo.

El comienzo del segundo tiempo, fue un serio aviso de que el Barça seguía intenso sobre el campo, pero con más control del balón.

Sin ponerse nerviosos por la necesidad de completar la remontada, Joao Cancelo, otra vez, gana un balón dividido, cede para el otro Joao, el cual devuelve la pared a Cancelo y este la pone al corazón del área en dónde Joao Félix remachaba el 2-1. El gol era tremendamente necesario tanto para el club, como para el portugués a título personal, pues ya eran 69 días sin ver puerta; lo celebró efusivamente, señalando el escudo del lado izquierdo de la camiseta.

Irónicamente, dos portugueses mantenían con vida al club español, jugando frente a un equipo portugués que, por supuesto, llevaría a cabo su arreón final. Pero, el Barça no se arrugó esta vez, ni reculó, como solía hacer, sino que Rafinha tuvo un par de ocasiones para marcar el tercero (una de ellas con una preciosa chilena), muy meritorio también el aporte de Iñaki Peña porque Pepê tuvo una clarisima para empatar el encuentro.

Otra vez las lesiones se cebaban contra los cules, pues el mejor jugador del partido, Joao Cancelo, tenía que abandonar el rectángulo de juego por un tema muscular; esperamos que no sea nada. Había que ganar y se ganó, se tenía que mejorar la imagen y se mejoró, todavía hay muchísimo trabajo por hacer, pero tres años después, el FC Barcelona vuelve a instancias de octavos de final de la Liga de Campeones; ojalá haya buena suerte en el sorteo.


Con el objetivo cumplido, toca centrarse en Liga donde el domingo el Atlético de Madrid visita el Estadio Olímpico de Montjuic en la lucha por los primeros puestos. Será un partido de alto voltaje que pondrá a prueba la mejora del partido de hoy; una victoria sería un plus anímico brutal y relanzar la candidatura para el bicampeonato. Toca seguir confiando porque el equipo seguro que saldrá a dar la cara frente a los de Simeone… El “Tourmalet” sigue y necesitamos otra victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *