El FC Barcelona ha derrotado al Osasuna en la segunda semifinal de la SuperCopa de España dos goles por cero y se cita con el Real Madrid para reeditar la Final de la temporada pasada, en donde los cules dieron un paseo a los blancos. Fue un triunfo redondito en todos los sentidos, más allá de que algunos jugadores del Osasuna quieran generar polémica al respecto.

No fue un espectáculo el fútbol mostrado por los de Xavi Hernández, pero si fue serio, práctico e imponiendo condiciones; además se dejó la valla en cero y se ganó por más de dos goles para erradicar ese molesto gafe de ganar siempre por la mínima. Todavía hay mucho que mejorar pero se pudo ver un Barça más reconocible y con una idea más clara de juego.

El once fue el esperado, con Joao Félix otra vez al banquillo, y los blaugranas salieron bien, acorralando al Osasuna contra su área y generando mucho peligro; aunque con cierta parsimonia y lentitud en la circulación de la pelota. Pero el Osasuna se fue sacando los nervios de encima y Budimir junto con Arnaiz estaban generando mucho peligro en las segundas jugadas y taladrando el costado de un Alejandro Balde que no termina de encontrarse esta temporada.

Los de Xavi estaban llegando bastante al arco contrario pero, otra vez, la falta de puntería mantenía todo cero a cero; en la otra área, Iñaki Peña ya había tenido dos intervenciones de mérito. Con todo, el Barça debió haberse ido en ventaja a los vestuarios, pero Ferrán, Lewy y un Rafinha que tuvo que ser sustituido por lesión, no lograron embocar alguna de las varias que tuvieron.

Eso si, antes del descanso, minuto 41, entró Lamine Yamal por Rafinha y con un par de buenas acciones, mostró credenciales y una pizca de lo que sería la segunda parte. Afortunadamente los blaugranas, vestidos de blanco Barça, salieron con una marcha más en los segundos cuarenta y cinco, poniendose en ventaja a los 59′ con un gol del polaco Robert Lewandowsky no exento de polémica, a juicio del Osasuna.

Los de Arrasate intentaban lanzar una contra cuando Christensen recupera el balón, lo cede para Gündoğan y este para que el polaco remachara a las redes. Entró el VAR a revisar la jugada comprobando que, efectivamente, no existió ninguna falta y el gol fue validado. Aprovechó Xavi y dio entrada a Pedri y a Joao Félix para dar aire y más profundidad al equipo, le salió bien.El Osasuna se vino más arriba buscando el empate, pero más allá de alguna falla de concentración puntual, el Barcelona no se descontroló como le venía pasando, ni permitió que el partido entrara en un correcalles. Ya en tiempo de descuento, Joao Félix tiró de galones y en una jugada de auténtico crack, fue driblando rivales hasta que regaló una bella asistencia para que el Juvenil, Lamine Yamal marcara un gol de linda factura. Si el portugués fuese constante en su juego, sin duda sería uno de los cinco mejores jugadores del mundo, pero ese talento que atesora solo sale a relucir en contadas ocasiones. Pues nada, 2-0, y sin tiempo para más el Barcelona agenda final de Súpercopa con SuperClásico incluido; esperemos que con el mismo resultado de la temporada pasada…y de ser posible, con el mismo juego. Y es que si hay alguien que sabe como jugarle al Real Madrid, ese es Xavi Hernández; ¿veremos en la final nuevamente al Barça de los centrocampistas? Yo creo que si. Amanecerá y veremos; hoy, el resultado y las sensaciones fueron buenas, ojalá sigamos en esta línea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *