Pep Guardiola, en plena euforia por el bautizo de Champions del City (equipo de autor catalán), recordó a su mentor y amigo, el inolvidable Johan Cruyff. Una vez más, Pep proclamó -a corazón abierto- su barcelonismo y su Cruyffismo. 

A catorce años del triplete con el Barça, Pep repite el triplete con el City. El destino estaba escrito; la alquimia de la mítica camiseta 14 no podía fallar. El guiño de Johan Cruyff a su entrañable discípulo, potenció el coro de sonrisas en el Paraíso del Fútbol Blaugrana. Kubala, Samitier y Ramallets fueron testigos.

Noche mágica en Estambul. La foto del Campeón despejó tensiones y miedos. Terrenal, nervioso, contracultural, el City no se reconoció a sí mismo. Para más inri, promediando el acto inicial, De Bruyne, cerebro y líder futbolístico del Pep Team, abandonó el campo, por una distensión. Fútbol, presión y psicología. 

Una vez más, Kevin no pudo completar una Final de Champions. El golazo de Rodrigo fue un espejismo. Tocaba sufrir y mirar el reloj. El brutal paradón de Ederson a Lukaku, Lautaro, incapaz de sacar petróleo tras un horror de Akanji, el larguero salvador que frustró a Di Marco. El Inter de Simone Inzaghi no se rendía. El empate parecía inevitable… Pep miraba al cielo. ¿Qué hago, Cruyff?

Los minutos finales parecieron eternos. Los nervios se apoderaron de Pep y sus colaboradores. Sin el balón, el City padecía el partido. Angustia dentro y fuera del campo. El desahogo llegó tras el pitazo final de Marciniak. El City se entregaba al “We are the champions”. 

Al fin se rompía el maleficio europeo de Guardiola. Sin perder tiempo, la caverna vomitó sus diatribas anti Pep. La milonga de la posesión y la bilis al míster de Santpedor dominaron la escena mediática en Madrid. El coral discurso blanco pretendió bajarle el precio a la tercera Champions de Guardiola, la primera sin su Barça. Emocionado y feliz, el tulipán neerlandés alzó la copa en el Paraíso Blaugrana del Fútbol. Lágrimas de campeón. De Johan a Pep. 
Un comentario en «Guardiola, el Barça y la caverna»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *