Triunfazo del Girona de Michel en Montilivi 4-2, asalta el segundo puesto de la clasificación, asegura su presencia en la próxima edición de la Liga de Campeones y además, permite que el Real Madrid se proclame campeón de Liga, cuando aún faltan cuatro jornadas por disputar. Todo un drama para los blaugranas, que dejaron escapar la victoria.

Salió Xavi con un 4-4-2 para, esta vez sí, intentar contener el cuadrado en el mediocampo de los locales. Se quedó Rafinha en el banco y Sergi Roberto tomó su lugar para junto a Gündoğan, Fermín y Christensen, buscar superioridades en la medular. De entrada, no pudo salir mejor, pues se estaba jugando exactamente a lo que el Barça quería.

Habían pasado solo tres minutos del comienzo del partido y Christensen recibe un gran pase de Lamine Yamal y con una espectacular volea ponía el 0-1. Golazo. Pero este Girona no es fácil y prácticamente a la jugada siguiente, minuto 4, Dovbyk ponía el empate después que Savio ganara la espalda de Joules Koundé…el partido empezaba a todo tren.

Leyó bien el Barcelona los minutos siguientes y bajó las revoluciones a un partido que el Girona quería transformar en un correcalles. Los visitantes tenían la pelota, regulaban el tempo del choque y las ocasiones para adelantarse, nuevamente, empezaron aparecer. Sin embargo, no fue sino hasta el minuto 45, que eso fue posible.

Lamine, en un slalom marca de la casa, entraba al área cuando Miguel Gutiérrez lo derribó. Lewandowsky lo transformó el gol y con un 1-2 que hacia justicia a lo que se había visto dentro del campo, se iban a los vestuarios. El segundo tiempo lo arrancó el Barcelona todavía mejor parado que en el primero y los de Michel parecían confundidos.

Cancelo primero y Gündogan después, pudieron bajarle el martillo al partido, pero faltaba precisión en la definición. El Girona parecía bajar los brazos producto del cansancio, dando la sensación que los cules marcarían más temprano que tarde el tercero. Pero un error de Sergi Roberto fue el principio del fin en otra noche triste para la hinchada culé.

En una jugada indefensa en le medio del campo, Sergi Roberto intenta ceder a Ter Stegen, pero su balón quedó corto, aprovechó Dovbyk, cedió para Portu y 2-2. Mención aparte para Michel, cuyos cambios transformaron el partido. Portu tenía un minuto de haber entrado y se volvería pieza clave en el resto del partido.

De momento ya había empatado el choque, pero es que un par de minutos después, se arma un barullo en el centro del área del Barcelona y Miguel Gutiérrez estrella el balón en Koundé y va a parar al fondo de la red, 3-2. En menos de cinco minutos el Girona le daba la vuelta. La salida de Christensen, de Lewandowsky y de Lamine Yamal, plancharon al Barça.

Pero por si faltaba otra cuota de sufrimiento, siete minutos después, el infame Portu tomaba un balón de volea (parecido al de Christensen en el primer tiempo) y ponía el 4-2 definitivo. Montilivi era una fiesta, Madrid también, Michel y sus muchachos jugarán la Liga de Campeones y todavía falta por ver si serán segundos o terceros en Liga.

De momento, recuperan el segundo puesto con un punto de ventaja sobre el Barcelona, más el “gol average”. Habrá que remar hasta el final porque para el Barça, llegar terceros en Liga, sería un verdadero catástrofe de cara a la planificación para la próxima temporada.

Xavi, se lleva otra lección de madurez en un día que no estábamos para eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *