Ni en su día se pudo producir la renovación de Messi, ni dos años después, su vuelta. En esta ocasión, se ha asumido con menos drama porque sin duda las expectativas eran menores y las incertidumbres mucho mayores. Pero porqué si las partes expresaron su clara voluntad de volver no ha sido posible.

 Tengamos presente que,  hay muchos aficionados que son fans exclusivamente de Messi, juegue en el club que juegue. Otros muchos, son del Barça, si juega Messi. Pero los más, son del Barça, juegue quien juegue en su plantilla, y además Messi juega en la selección Argentina. Conviene tener presente ese escenario para valorar las reacciones que se producen en torno a cualquier tema que le afecte directa o indirectamente. Messi en su día no renovó a pesar de que un Laporta híperoptimista, hizo todo lo posible para que se produjera, la total disposición era clara por ambas partes. Tebas le puso alfombra roja a Laporta para que Messi volviera, previa firma del acuerdo con CVC,  un claro chantaje encubierto que abrió los ojos a Laporta, directivos y ejecutivos del club y concluyó con la no renovación de Leo, valle de lágrimas incluido y en el que muchos apuntaron a Laporta como culpable y autor de un engaño a Messi. Laporta asumió un duro coste de imagen y crítica que fue equilibrando ante las pruebas contundentes de que su prioridad absoluta, era la supervivencia del club por encima de acciones de alta carga emocional. Viví en persona lo doloroso que fue para Laporta renunciar a la renovación de Messi, con quien las relaciones quedaron seriamente  tocadas y en especial con Jorge Messi, padre del jugador.

 Jorge además de padre es representante del jugador y legítimamente intenta, lucha, negocia, por lo mejor para su hijo en todos los aspectos. Si analizamos la no renovación y la no vuelta de Messi, no podemos hacerlo sin tener presente el poder de Jorge y su forma de ejercerlo. Conocida es la trayectoria de Messi en el Barça desde muy niño,  que se inició con la famosa firma de la servilleta. Pronto se vio que estábamos ante un jugador excepcional que maravillaba por todos los campos de Catalunya y en torneos del estado español. Una vez en el 1er. Equipo,  Messi daba recitales sublimes constantes y reiterados que lo encumbraron a ser reconocido como el mejor jugador de la historia. Leo a lo suyo disfrutando jugando al fútbol y Jorge más comprometido con diseñar la carrera de su hijo. Jorge pidió contratos elevados, merecidos y que representaban una justa contraprestación de las partes, pero Jorge siempre quiso ir y fue más allá,  y quiso ejercer el poder, “su  poder  desde la sombra “, con renovaciones constantes de contrato, exigencias de fichajes, poniendo la cruz a jugadores, vetando la contratación de otros y propiciando altas fichas de una ” minoría selecta” cercana a Leo. Jorge siempre vendió que él, simplemente era el padre y representante de Leo y no iba más allá. Esas prácticas crearon graves problemas de convivencia, fraccionamiento, enfrentamientos con entrenadores, exigencia e imposición de determinados hábitos relacionados con entrenos horarios, etc , que produjeron momentos de tensión irrespirable. Leo era muy consciente y se dejó arrastrar ante lo que nadie se atrevía a discutir en público  y además con el contrapunto de su extraordinario rendimiento exponencial que dejaba boquiabierto a todos, ante una directiva sumisa y entregado a los intereses de papá Leo. Derrotas europeas que hicieron mucha pupa, hicieron aflorar algunas de esas cuestiones y también críticas al rendimiento deportivo de Leo, algunas exageradas, fuera de tono y con ganas de hacer mal.

 No se trata de demonizar ni señalar a Jorge Messi, ni exculpar a nadie, pero si apelamos a la historia, que quede escrita sin la exclusión de personajes claves que ayuden a entenderla, narrándola desde la siempre complicada objetividad. La marcha al PSG, no fue ni improvisada ni impulsiva, Jorge es un maestro en obtener grandes réditos para sus propósitos y sabe construir escenarios que parecen de agravio y deterioro, ahí siempre Leo ha mostrado un extraordinario respeto hacia su padre, sin que eso signifique en absoluto que sea una marioneta en manos de papá. La marcha a París, la ciudad de las luces, hizo vivir a Leo muchos momentos de oscuridad a él y su familia, y tomaron protagonismo referencial, aquellas lágrimas malditas que nos conmovieron a todos en su despedida. Esa día todos apuntaron a Laporta, pero la realidad es que medio pañuelo quien lo mojó fue Jorge Messi.

 No hay que dejar pasar por alto la reacción de esos grupos de fans a los que aludí. El socio y aficionado del Barça siempre ha mostrado a Leo inmenso cariño, reconocimiento, respeto y apoyo incondicional por lo que ha dado al club y también como defensa frente a los que intentan ensañarse con él. Pero de los más continuados ataques brutales, llenos de inquina que ha padecido Messi, hasta la conquista del Mundial, tienen su origen en muchos medios de comunicación argentinos, a los que daban eco no poca parte de la afición argentina, que tuvo una actitud cruel con él.

Una vez decidida la salida de París, mucho antes Jorge ya estaba enfrascado en opciones que quitaban el sueño, experiencia que a Leo le hizo mucho daño en todos los aspectos y desprendido del peso de la ” obligación” de ganar el Mundial, optó por priorizar la calidad de vida, la familiar, relajarse y aparcar tensiones.

Laporta expresó su voluntad de que Leo volviera y éste fue receptivo y estaba dispuesto a volver con una condiciones económicas muy por debajo de su caché, a la vez que comunicó a su padre que descartara Arabia Suadí porque era una opción que no cumplía los requisitos que la familia se había auto impuesto, a la vez que recibía una propuesta de contrato por parte del Barça, es cierto que sujeto al fair play, pero que era asumible y el club lo tenía planificado. Una vez más, se dan las circunstancias para que Jorge articule el guión en sustentar su relato. Jorge palpó que ” su poder” tendría poca incidencia, que en el vestuario emergía una nueva generación, que las vacas ya no eran sagradas y que los fichajes y salidas eran competencia exclusiva del club, pero hace semanas cierra el acuerdo  con Miami ( Inter, Adidas Appel etc), que cumple las perspectivas de calidad de vida, económicas y sobre todo encaja el relato de ” si hubiera sido por dinero se hubiera ido a Arabia”  y ” no hemos querido perjudicar a otros jugadores ” con todo el morro y se marca el farol de pasar por el portal de Laporta a decirle, el malo vuelves a ser tú.

Finalizo, reiterando la admiración y el enorme cariño que millones de culés sentimos por Leo Messi, el mejor jugador de la historia, pero siempre me mostré desde el respeto, a cualquier otras opiniones, contrario a ver en el Barça la decadencia de Messi y tener que pasar por el trago de ver como le silbarían muchos de los que pedían su vuelta. Messi merece un gran homenaje que inaugure el nuevo Camp Nou.

Ahora toca ganarle tiempo al futuro, potenciar la organización ejecutiva de la toma de decisiones, mejorando la profesionalización, incorporando el criterio racional que contemple recursos y expectativas reales, más pies en tierra que  castillos  en el aire. Hay una generación extraordinaria de jóvenes jugadores en los que hay que confiar, algunos no cumplirán expectativas, otros se estancarán, pero seguro que varios de ellos reafirmarán lo mucho que se espera de ellos. 

Que no se nos escape el futuro… o volveremos a abrazarnos a tiempos pasados.

2 comentarios en «El pasado no llegó, que el futuro no pase de largo»
  1. Espectacular el artículo de Mado. Aporta muchos datos que algunos sospechábamos, y otros no querían ver.
    Messi ha hecho grande al Barça y el Barça le ha hecho grande a él. Nadie le debe nada a nadie. Uno por edad ha visto a Cruyff, a Scuster, a Maradona, Laudrup, a Romario, a Rivaldo….todos se han ido, pero el Barça sigue. Y no de cualquier manera, sino compitiendo y ganando. Visca el Barça.

  2. Una muy buena experiencia la página de Sergio con sus artículos. Concerniente al que escribió “Mado” solo decir que siempre priorizará defender a Laporta que a Messi. Y sí, lo más grande debe ser el club, de ahí Cruyff/Messi y luego Laporta. Por más matizadas que estén las palabras de “Mado” se nota su postura pro Laporta. Cabe señalar que a mí me parece Laporta el mejor presidente que hemos tenido en el club pero, tampoco se trata de imponer un relato donde unos sean buenos y otros malos. Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *