Era el año 1967, José Plaza apoyado por el Real Madrid y contrario a los deseos del Barça, ya que se conocían los fuertes vínculos del jefe de los árbitros, durante 18 años con el club blanco. En su primera y corta etapa, marcada por los escándalos sistemáticos contra el club catalán, tuvo que presentar la dimisión 3 años después.

La gota que colmo el vaso, fue en el famoso penalti de Rife a Velazquez, por un derribo metro y medio fuera del área, conocido popularmente, como el penalti de Guruceta. El Real Madrid ganaría 2 de aquellas 3 Ligas, 68 y 69. El Atlético ganaría la del 70.

Hay que precisar que, por entonces el presidente de los árbitros, José Plaza, designaba a dedo a los árbitros. Después de varios intentos por salvar su cabeza y no contar con el apoyo de varios de sus árbitros, no tuvo otra que presentar su dimisión.

El Barça ganaría la Liga del 74, con un Cruyff genial. Dentro de la Federación Española de Fútbol, apoyados por las altas instancias, no tardarían en voltear la situación, ante el temor a un Barça dominador con el crack holandés y aquel magistral 0-5 en el Santiago Bernabeu.

De la mano del franquista reconocido y acérrimo seguidor del Espanyol, Pablo Porta, fue elegido a dedo como presidente de Federación Española de Fútbol. Llegaría en el año 75 con José Plaza, nuevamente como jefe de los árbitros bajo el brazo.

En su segunda etapa, no tardaría en hacer limpieza de los árbitros que en su primera etapa le habían dado la espalda, entre ellos, el mejor árbitro del momento, el madrileño Antonio Camacho, quien no comulgaba con aceptar directrices. Quintas, Tejerina, Rigo, Samper y el propio Camacho, entre otros, fueron aniquilados por José Plaza, quien se vanagloria a con ello: “hemos hecho limpieza, lo que no vamos a contar es como lo hemos hecho”.

Por su parte, Antonio Camacho, presentó una querella contra José Plaza, que tras unas falsas investigaciones quedaría archivada. Poco después, varios árbitros admitieron consignas, como una llamada el mismo día de partido que pitaban al Madrid: “Mucho cuidado, hoy pitais al Madrid”(hay videos con árbitros que lo atestiguan). El propio árbitro madrileño, Antonio Camacho, sentenció públicamente que en el 76, “Mientras Plaza sea presidente de los árbitros, el Barça no volverá a ganar una Liga”.

Dentro de este contexto, José Plaza estaría desde 1975 y hasta 1990, como jefe de los árbitros. Durante este período, volvería a ser el encargado de designar a dedo a los árbitros en 2 etapas, del 75 al 80 y del 85 al 90. De aquellas 10 Ligas, el Real Madrid ganaría 9, la restante fue para el Atlético.

Durante el 80 al 85, la designación arbitral correría a cargo de un comité. Casualmente, el Madrid no ganaría ninguna de aquellas Ligas. Real Sociedad(81,82), Athletic(83,84) y la única Liga que ganaría el Barça(85) en los 18 años de José Plaza, como presidente de los árbitros.

En resumen. El Barça ganaría una Liga de 18, precisamente dentro de las 5 Ligas no designadas a dedo y el Madrid ganaría 11 Ligas de las 13 ,que José Plaza designaba a los árbitros, con su llamada partícular avisando a sus árbitros, “mucho cuidado, hoy pitais al Madrid”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *