Otra muy buena victoria para el Barcelona Atlètic, esta vez frente al C.E. Sabadell (4-1), que le catapulta, provisionalmente, al liderato del Grupo Tres de la Primera RFEF. Un triunfo con mucho mérito porque es necesario recordar que varias piezas claves de los dirigidos por Rafa Márquez, están en el Mundial Sub 17, representando a sus respectivos países, por lo que el míster ha tenido que tirar del Juvenil y de algunos jugadores, en teoría, suplentes.

Llegaba el Sabadell muy urgido de puntuar al Estadi Johan Cruyff, siendo tercero por la cola en la clasificación. El Barça, en cambio, se presentaba enrachado, sumergido en una dinámica muy positiva y con cuatro victorias al hilo como carta de presentación. Y el fútbol, como sabe bien todo el que ama este bello deporte, es un estado de ánimo y los blaugranas nada más arrancar el partido lo dejaron bien claro.

No se habían terminado de sentar los asistentes al encuentro y ya el Barcelona sacaba un corner, mostrando una jugada de estrategia que ya la hemos visto en otros partidos, siempre con resultados positivos. Lanzan el corner llovidito al segundo palo, algo pasado para que entre, en esta oportunidad, Mbacke, pero antes ha sido Cubarsí o Faye, y así colocar el 1-0 al primer minuto; testarazo impecable de Mamadou Mbacke y comienzo soñado en el Johan Cruyff.

El partido del senegales el día de hoy ha sido muy bueno, haciendo una formidable pareja con Mikayil Faye; bendito problema tendrá Rafa Márquez cuando vuelva Cubarsí. Pero aun sin asimilar el tanto, se arma un lio en el área del Sabadell y Pau Víctor asiste a su cita fija con el gol; solo tuvo que empujarla, pero mostró que sabe estar donde se debe estar, característica típica de un goleador capaz de ganarse la vida por si solo dentro del área rival.

Minuto 5 y ya el marcador reflejaba un 2-0, los hinchas del Sabadell que se desplazaron hasta el Johan Cruyff, no daban crédito a lo que estaban viendo… y todavía no lo habían visto todo. Minuto 11, Unai Hernández irrumpe por el centro del ataque y en un mal rechace de la defensa rival, recoje un balón suelto y pone el 3-0; no es que los azulgranas eran un ciclón, sino que era llegar y besar el Santo, máxima efectividad de cara a portería y también, a excepción del primer gol, bastante mala suerte para los visitantes.

A partir de aquí el partido se enrareció porque el equipo local pareció entender que estaba todo hecho y apagó el carro, supusieron que el partido iba a ser coser y cantar. Y por supuesto, eso nunca sale bien, se empezó a multiplicar el trabajo para Faye, Mbacke, el guardameta Marc Vidal y el Capitán Marc Casadó. Por su parte, estaba aguantando como podía el centro del campo; cuando el primer tiempo terminaba, un error en la salida del guardameta local, propició el 3-1.

Y así terminó el primer tiempo, con buenas sensaciones y con los tres puntos casi en el bolsillo, pero con un equipo arlequinado que no se iba a rendir así como así. De hecho, el segundo tiempo empezó con una imagen muy mejorada del Sabadell y el Barça Atlètic comenzaba a dar muestras de cansancio; un balón en profundidad de los visitantes, produjo la polémica del partido, pues una falta en el borde del área del senegales Mbacke era reclamada como tarjeta roja, aunque solo fue amarilla.


Otra gran jugada personal de Unai Hernández le permitía firmar un doblete tras un gran zurdazo, 4-1 y ahora si el partido bajaba el telón. Pudo hacer alguno más el filial y también pudo marcar algún otro el Sabadell pero el marcador ya no se movió. Enorme victoria, pues le permite dormir líder a la espera de que termine la jornada 12, mucho mérito para el mexicano Rafael Márquez que, a la calladita, está haciendo un temporada extraordinaria con los jóvenes del filial.
Toca reafirmar en las próximas jornadas lo hecho hasta ahora, pero el golpe sobre la mesa el día de hoy, es más que notable. Enhorabuena para todo el equipo, que sigue creyendo en ese ascenso directo a Segunda División.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *