Gran victoria del Barça Atlètic en su visita a Majadahonda, que lo posiciona en la parte alta de la clasificación. El Estadio Cerro del Espino recibía a un Barcelona enrrachado, pero con muchísimas bajas: unas por lesión, otras por convocatorias al Mundial Sub 17 y otras porque están con el primer equipo.

Por su parte, el Rayo Majadahonda llegaba necesitado de una victoria que le brindase un balón de oxígeno y al mismo tiempo, le permitiese alejarse un poco de los puestos de descenso. Seguramente, tuvo muchos contratiempos el mexicano Rafa Márquez, para armar un once inicial de garantias en un partido que se antojaba clave para ambos conjuntos.

Ante la ausencia de Pau Cubarsí, Sergi Domínguez formó pareja de centrales con el muro Mikayil Faye. En la sala de máquinas Moha y “el profesor” Aleix Garrido dispensarían balones en ataque para Unai y el inspirado Pau Víctor, junto a Percán. Empezó dominando el conjunto blaugrana, imponiendo condiciones y moviendo bien el balón de lado a lado, pero las ocasiones eran escasas; el Rayo esperaba y salía rápido a la contra, pero sin llevar demasiado peligro.

Se estaba saliendo Mika Faye en los primeros minutos, en la salida del balón, en el corte, corrigiendo atrás, o metiendo algún “tackle” marca de la casa; empezaron a presionar un poco más arriba los locales, lo que provocó alguna ocasiones peligrosas para ambos conjuntos, pero sin concretar. Dani Martín, portero local, estaba siendo providencial en los últimos minutos del primer tiempo, sacando un par de acciones sumamente peligrosas, incluyendo un mano a mano con Pau Víctor, que no fue gol de milagro.

Un precioso caño del propio Pau, que terminó en un desviado lanzamiento de falta por parte de Moha, fue el pobre bagaje de un primer tiempo que pedía a gritos cambio de ritmo, más intensidad, más ganas, si alguno de los dos conjuntos quería llevarse el triunfo.

No se habían jugado ni siquiera diez minutos del segundo tiempo cuando una hermosa pared entre Aleix Garrido y Trilli derivó en un balón suelto dentro del área del Rayo que remachó a la red Diego Percan, 0-1 merecido por lo que se estaba viendo en el comienzo de la segunda mitad. Pero no se habían acomodado todavía en el campo cuando Marc Vidal falla en la salida de un corner y Jorge Casado pone el empate… y a empezar de nuevo.

No quedó claro, eso si, si el balón llegó a entrar porque daba la sensación que Garrido lo sacaba en toda la linea. Partido complicadisimo. Estaba amonestado Sergi Domínguez y caminando por la cornisa, por lo que Rafa Márquez decidió hacer debutar, por fin, a Mbacke, y al parecer con él ingresó la fortuna porque nada más entrar al campo, Iker Goujón conectó un medido centro de Trilli, de muy buen partido, y de cabeza ponía el 1-2.

Rompía a llorar el de Tarragona, drenando quizá tantos meses difíciles a causa de las lesiones; muy merecido porque estaba currando como el que más. Quemaría sus últimos cartuchos el Rayo Majadahonda y en la última bola del partido pudo empatarlo, se cobraba una falta mandando un centro a la olla que pescó Esteban y cuando Marc Vidal nada tenía que hacer la pelota dio en el larguero.

Esta vez la fortuna sonrió al Barça Atlètic y premió con tres puntos al equipo que más lo buscó; a la espera del resto de partidos, los blaugranas son, junto al Celta Fortuna, líderes de la categoría, casi nada. La próxima jornada será frente al C.E. Sabadell, uno de los colistas, en el Estadi Johan Cruyff, lo que representa una magnífica oportunidad para consolidarse en los puestos de arriba y atarse definitivamente a los puestos de play off. Felicitaciones a Rafa Márquez y a todo su staff y por supuesto, a todos los chicos que están construyendo una temporada de ensueño para el Filial. ¡Que sigan los éxitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *