Buena victoria la que ha alcanzado el FC Barcelona, un gol por cero, frente a la Unión Deportiva Las Palmas, sin estridencias ni virtuosidad, pero haciendo lo que tenia que hacer para llevarse el triunfo en casa y meter presión al Real Madrid, lider de la competición, juega un complicado partido frente al Athletic Club de Bilbao.

Oscar Hernández, en sustitución de su hermano Xavi, suspendido un par de partidos, puso a Iñigo Martínez, junto a Cubarsí en defensa, apoyados por un João Cancelo que sí pudo ser de la partida por el flanco izquierdo y arriba salió Rafinha en su perfil natural. Los de “Pimi”, tal como se esperaba, salieron a buscar el balón y a proponer bien arriba.

Pero los locales no se arrugaron y los primeros quince minutos fueron prácticamente un ir y venir de área a área. Pudo el Barcelona adelantarse en los primeros cinco minutos de juego, pues su presión alta estaba complicando mucho la salida de los visitantes, los cuales, hasta en tres ocasiones, “regalaron” el balón, pero el Barça no pudo concretar.

Minuto 19, balón largo para Robert Lewandowsky, este se revuelve en el área rival, cede para Rafinha y este pone el 1-0…el cual el VAR anuló por fuera de juego en una extraña interpretación de la jugada. Pero poco después, el “Capi” Sergi Roberto le metía un lindo balón al espacio y el brasilero era derribado por Álvaro Valles.

Salió tarde y mal el guardameta visitante y terminó expulsado; a partir de ahí el Barça se hacia dueño y señor del campo, del balón e imponia las condiciones, pero el gol no llegaba. Y cuando el marcador no sube, estando en casa, con un hombre más y siendo mejor que tu rival, empiezan las prisas. Se fueron a los vestuarios con empate parcial a cero.

Las Palmas cerraba con un 4-4-1, achicando muchísimo los espacios por dentro, y Xavi, después de esperar unos minutos daba ingreso al portugués Joao Félix, buscando más picante en ataque. Y lo consiguió, porque cuando el luso quiere jugar, es un tremendamente diferencial, cosa que ocurrió en este partido.

Tomó un balón cerca de la banda y se tiró hacia adentro, esquivando rivales, hasta que vio el pique al espacio de Rafinha y le puso un quirúrgico centro para que este colocara, ahora sí, el 1-0. Corría el minuto 59. Reapareció Ferrán y también entró Vitor Roque, buscando el segundo gol que le bajara el martillo al partido y diera más tranquilidad.
Pero Joao Félix falló un gol cantadisimo, cuando lo más difícil era errarlo y el Barça fue sacando el pie del acelerador peligrosamente. Moleiro lo pudo haber empatado pero Ter Stegen la sacó con la vista; aprovecharon Lewandowsky, Iñigo Martínez y Joao Cancelo de recibir su tarjeta amarilla y “limpiar” para llegar tranquilos al Clásico liguero.
Al final, otra victoria con la valla en cero, buenas sensaciones y habrá que ir pensando, con el permiso del PSG, quienes jugarán frente al Cádiz en el próximo encuentro liguero, pues tendrá a medio equipo titular lesionado y varios suspendidos por acumulación de tarjetas. Pero lo importante es la presión que se le mete al Real Madrid por la Liga.
Mención aparte la de Oscar Hernández, que sigue siendo una especie de talismán cuando le ha tocado dirigir al primer equipo, pues todavía no conoce la derrota. Ahora sí, a pensar en el PSG con el tiempo suficiente para preparar dicho partido y disfrutar de un merecido descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *