El Real Madrid se lleva el Clásico tres goles por dos, jugando en casa y deja la Liga vista para sentencia a falta de seis jornadas para el final del campeonato liguero. Otra dolorosa derrota porque mereció más el equipo catalán, abonado esta semana a la mala suerte y prácticamente cerrando ya la temporada con el “objetivo” de ser segundos.

Un partidazo el que se vio hoy en la capital de España; por un lado, el Real Madrid, bien arriba animicamente por su clasificación a semis en Champions y sabiendo que ganar hoy, era prácticamente sellar el título liguero. Por otro lado, el FC Barcelona, todavía herido en el amor propio por lo ocurrido frente al PSG y buscando dar un golpe en Chamartín.

Los de Xavi arrancaron muy intensos en la presión, metidos en el partido e imponiendo condiciones. Los blancos parecían un poco sorprendidos por el planteamiento e intentaban sacudirse a los blaugranas, pero un error en salida de Lunin les puso el miedo en el cuerpo. Entre Lewandowsky y Rafinha no pudieron aprovechar la pifia.

Los locales intentaban manejar el balón, pero el Barça estaba bien parado y con Rafinha y Lamine generando mucho peligro. Por momentos, el Real Madrid buscaba un “golpe a golpe”, pero los visitantes no se arrugaban; en otros momentos bajaban el ritmo del partido porque el empate también les convenía de cara a sus aspiraciones.

Saca Rafinha un corner bien cerrado, que supera a Lunin y Christensen remacha a la red entrando por atrás, 0-1. Merecido por lo que se estaba viendo, hasta ese momento. Pero los de Ancelotti respondieron rápido y en una internada de Lucas Vásquez, Pau Cubarsí le hizo un “penaltito” que el colegiado, no dudó en pitar. Es muy fácil pitarle al Barça.

Sin ir a verlo al VAR, ratificó el lanzamiento desde los once metros y Vinicius no falló para poner el empate provisional. Ter Stegen adivinó el lanzamiento, pero el balón iba muy fuerte. No estaba haciendo gran cosa el Madrid, pero esa es la historia de siempre, con muy poco pueden hacerte un gol. Así se fueron a los vestuarios, previa lesión de Frenkie de Jong.

Entró Pedri un par de minutos, sustituyendo al lesionado holandés, pero no hubo tiempo para más. Daba la sensación que el Barça hizo méritos para irse ganando al final de los primeros 45. En el inicio del segundo tiempo, entró Fermín por Christensen y el conjunto blaugrana pareció tomar una marcha más; los locales empezaban a acusar el cansancio y a partirse por la mitad.

Lamine Yamal, una pesadilla para Camavinga en todo el partido, tomó un balón en la frontal y centró para el recién ingresado, Ferrán Torres. Lunin despejó, pero el rebote lo mando Fermín López a las mallas, 1-2. Sin tiempo para disfrutarlo, centro por la izquierda de Vinicius y Lucas Vásquez ponía, nuevamente, el empate.

Fue un gol calcado al que anotó Dembele el martes para empatar a uno el partido; centro desde la izquierda, el lateral no cierra y llega alguien de segunda linea. El Barça no se resignaba y entre Fermín y Lamine estaban llevando mucho peligro, metiendo muy atrás al Real Madrid. Lo tenían los blaugranas para meter la puntilla.

Pero cuando todo parecía que terminaría en empate, centro ahora por la izquierda, Joselu deja pasar el balón y Jude Bellingham llega desde segunda línea para rubricar la remontada, 3-2. Por increíble que parezca, fue el mismo gol, pero por la banda contraria; mal ahí los laterales no cerrando a tiempo.

Y poco más, está de dulce el equipo blanco y sigue lanzado en este cierre de temporada, prácticamente Campeón ya de Liga y esperando al Bayern en semifinales de la Liga de Campeones. El Barça, por su parte, tendrá que mantenerse concentrado para retener el segundo puesto y ya comenzar a planificar la próxima temporada. Todo parece indicar que fue el último partido de Xavi en el banquillo azulgrana y también la última vez que algunos jugadores se pusieron la camiseta del Barcelona para disputar un partido oficial. Una temporada, sin duda, dolorosa por muchos sucesos ocurridos durante ella, más allá de la eliminación en Champions y la derrota en los dos Clásicos ligueros. A volver a los orígenes, planificar a conciencia lo que viene y a estar más unidos que nunca. Si algo tienen los equipos grandes, como el FC Barcelona es que siempre regresan, tarde o temprano, siempre regresan. Ya va siendo hora de volver a la primera plana mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *