Victoria trabajada del Barça Atletic en un campo muy complicado para meterse en la lucha por los primeros puestos, con un Pau Víctor estelar, ya que suma 4 goles en 5 partidos. Con un terreno de juego muy irregular y un Tarazona peleón, empezaba el partido en Tudela, complicando y mucho la fluidez de los de Rafa Márquez, que llegaban necesitados de un triunfo para no descolgarse, peligrosamente, de los puestos clasificatorios.

Desde el arranque, intuía que habría que picar piedra si el filial quería quedarse con los tres puntos; juego duro, terreno muy irregular y muchas faltas, complicaban la circulación del balón, aunque los azulgranas dominaban el encuentro. Tres amonestaciones mediada la primera parte, era el resumen de un encuentro con muy pocas ocasiones y hasta ese momento, sin goles; cuando todo parecía que nos iríamos así al descanso, apareció Pau Víctor a las espaldas de los centrales para que el Pocho Román le pusiese un hermoso centro hecho a la medida para el 0-1.

El gol de Pau, era más que merecido porque el filial dominaba el partido, aunque sin imponer claramente condiciones, pero como decíamos, el asunto no iba a ser coser y cantar. Salió el Tarazona con una marcha más al comienzo del segundo tiempo, lo que desembocó en una fiesta de tarjetas amarillas, poniendo el partido, aún más, trabado y llevándolo al terreno donde los locales querían. Para colmo, una segunda tarjeta amarilla a Faye, dejaba al Barça Atlètic con diez, faltando 20′ para el final.

Respondió Rafa Márquez, moviendo el banquillo para volver a la línea de cuatro, pero sin renunciar al ataque. Era un polvorín el Estadio Municipal de Tudela, animando a los suyos que, dicho sea de paso, también necesitaban los tres puntos como agua de mayo. Pero en pleno asedio, Astralaga manda un balón largo y Pau Víctor, nuevamente, se busca la vida tirando un precioso recorte y clavando con la zurda el balón en la escuadra, 0-2.

Estos son los partidos que sirven no sólo para meterse en los puestos de arriba, sino para ganar experiencia y verificar lo duro de una categoría que no te regala nada; primera victoria a domicilio del filial, merecida y con sabor a gloria.

Sin tiempo para disfrutarlo mucho, la próxima jornada es contra el filial del Celta, en el Estadi Johan Cruyff; un partido importantisimo porque ambos equipos tienen ahora mismo siete puntos, lo que significa, que el ganador se engancharía a la parte alta de la tabla y el perdedor caería a la parte baja.

Ojalá no precisemos de una remontada como la del primer equipo frente al mismo Celta y que sigan las victorias, sobre todo de local, que es donde se amarra la clasificación para los play off de ascenso. Y ojito con Pau Víctor, porque el delantero cedido por el Girona, está de dulce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *