Gran victoria del FC Barcelona por 0-3 frente al Atlético de Madrid en una noche redondita, donde los cules exhibieron pegada y logran un triunfo que vale su peso en oro. Tres puntos que, por un lado, le ubican ahora en la segunda casilla de la Liga y, por otro, le alejan del Atlético de Madrid en la lucha por la última plaza que da acceso a la próxima Champions.

El Atleti, por su parte, cae al quinto puesto de la clasificación y tendrá que jugárselo todo en la Liga de Campeones, donde se enfrentará al siempre peligroso Borussia Dortmund. Los de Simeone empezaron intensos en la presión, bien posicionados en el campo, como suelen hacerlo cuando juegan de local y daban la sensación de peligro en los primeros minutos de partido.

Pero, tal como lo advertiamos en la previa, el trabajo del Barça era aguantar los primeros 15-20 minutos y esperar a que pasara el típico arreón colchonero de comienzo de partido. Se resintió Christensen en el calentamiento previo y tuvo que ser sustituido por Sergi Roberto; Rafinha y João Félix escoltaban a Lewandosky en la punta de ataque.

La primera, como no, fue para el local. Pues, Ter Stegen intentando salir con Sergi Roberto, entregó el balón al Atleti, recibió Pablo Barrios en la frontal con todo a su favor, pero su rosquita se fue fuera por muy poco. Como solemos decir, da la sensación que si ponen la repetición otra vez, el balón entra.

Los locales hacían el intento por llevarse por delante al Barcelona, pero los cules estaban bien parados. Eso si, les costaba muchísimo salir en ataque. João Félix, silbado a rabiar por la grada cada vez que tocaba la pelota, no entraba en juego; Lewandowsky estaba muy solo arriba y Rafinha echaba un cable en defensa, pero no aportaba en ataque.

Pero tal como se esperaba, el Atlético fue bajando el pistón y el Barcelona, prácticamente en la primera clara que tuvo, la enchufó. Gündoğan recupera el balón en una segunda jugada, se deshace de su marcador y mete un pase precioso para Lewandowsky, el cual cede para Joao Félix, que con un sutil toque la manda al fondo de las mallas. 0-1, minuto 38.

Parece que no es buena idea provocar al portugués porque eso “le pone”; no olvidemos que también marcó en el partido de ida. Aún así, lo celebró respetuosamente. Poco más por destacar en un primer tiempo que quizá le dejó la sensación al Cholo que le perdonó la vida a los de Xavi…o al menos terminar en ventaja finalizados los primeros 45.

El Cholo metió a Griezmann y a Memphis, buscando darle la vuelta rápido al asunto, mientras Xavi lo miraba desde la grada, a donde Sánchez Martínez le había mandando por protestar un par de jugadas. Pero el Barça volvió a castigar tras un error de la defensa, Lewandowsky definió como en los viejos tiempos y el Barcelona ponía tierra de por medio, 0-2.
Como era de esperarse, el Atleti no iba a rendirse así de fácil y tuvo que intervenir Ter Stegen, con una doble intervención que bien valen tes puntos. Se podría decir que fue una combinación de buena suerte y el talento del alemán porque el balón definitivamente no quería entrar para que el Atleti descontara. Entonces, Lewandowsky metió un hermoso centro para que Fermín cabeceara de forma impecable y marcara el 0-3 definitivo. Cachetazo brutal en un reducto donde, en Liga, nadie había ganado e incluso, no ganaba nadie desde que la temporada pasada lo hiciera el mismo FC Barcelona. Tres puntos que saben a gloria bendita y mantienen las esperanzas ligueras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *