El Barça de balonmano arrancó su paso por la Champions con una victoria, como visitante, frente al Montpellier (25-30).

El equipo impuso su ritmo, a pesar de la resistencia de los franceses, que no supieron contrarrestar la alta intensidad y la gran velocidad que establecieron los dirigidos por Carlos Ortega.

Durante el encuentro, hubo tres factores preponderantes para quedarse con el encuentro. En primer lugar, el ya capitán Culer, Dika Mem, se erigió como uno de los baluartes catalanes, luego de anotar siete de los primeros 14 tantos que logró el equipo en la primera parte .

Posteriormente, Emil Nielsen se puso la capa de súper héroe en la portería y por último, pero no menos importante, la apuesta y el acierto de Carlos Ortega, por las jóvenes promesas, Ian Barrufet y Petar Cikusa, quienes cumplieron un rol fundamental, cuando el equipo necesitaba más oxígen y el desparpajo juvenil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *