El FC Barcelona avanza de ronda en la Copa del Rey, al vencer tres goles por dos a un muy digno Unión Deportiva Barbastro, no sin “suspense”, para variar. Un aceptable primer tiempo encarriló las cosas y unos segundos cuarenta y cinco, en donde nuevamente se vieron malos hábitos y jugadores poco reconocibles, dejando, otra vez, un mal sabor de boca.

Y es que estamos hablando de un equipo de Segunda Federación, algo así como la cuarta división en España; es decir, el Barcelona estaba enfrentando a un equipo prácticamente amateur y en donde no todos sus jugadores se dedican a tiempo completo al fútbol. Camino a Riad habrá bastante tiempo para pensar y reflexionar porque se tendrá que mejorar (y mucho) para ganar algo esta temporada.

Alineó Xavi a Héctor Fort, pero por el lateral izquierdo y no lo hizo del todo mal, subiendo y bajando su banda, defendiendo con propiedad. Estaba también como titular Oriol Romeu, buscando recuperar sensaciones pero nada más lejos de la realidad. Joao Félix, en un partido para reinvindicarse, pero que terminó dejando más dudas que certezas, honestamente. La punta de ataque la completaban Ferrán y Rafinha; al primero parece que no le sienta bien la titularidad porque volvió hacer un gris partido, y al segundo, volvimos a ver su habitual combinación de aciertos y errores en cada partido, más allá de su gol y asistencia. Si que dio la cara el bueno de Fermín López en la medular, anotando el gol que abría la lata y poniéndole su habitual intensidad.

El Barça comenzó arrinconando al Barbastro, pero sin mucha puntería, ni acierto en el último pase, confundiendo en demasiadas ocasiones la paciencia con la pasividad; aun así, corría el minuto 18 cuando Fermín, aprovechando un centro de Rafinha que se desvió en un defensa, metía un zurdazo para colocar el 0-1. Parecía que todo sería coser y cantar, pero no fue así. Los visitantes seguían insistiendo y hundiendo a los locales en su área, pero siempre le falta o el último pase, o el acierto de cara a portería, o alguna otra cosa.

Minuto 42 y Fermín pone un lindo centro que Joao Félix cabeceaba a la red pero que el colegiado anuló por un inexistente fuera de juego…no sería el único error garrafal que cometería esta noche. Tras el paso por los vestuarios y el respectivo comienzo del segundo tiempo, vimos al Barcelona (otra vez) mostrar los vicios futbolisticos que tantos dolores de cabeza le han causado: juego áspero, sin desmarques, poca intensidad, sin ideas, y pensando que el 0-1 era más que suficiente para ganar el partido. Sin embargo, y nuevamente más que por superioridad manifiesta que por juego, Rafinha aprovecha un centro de Héctor Fort y pone el segundo de la noche.

Y claro, a partir de aquí, apaguemos el carro, dosifiquemos fuerzas y a pensar en la SuperCopa. Pero, el Barbastro tenía otros planes. Una displicencia más del portugués, Joao Félix, otorgó un corner al equipo local que lanzó Gonpi y remachó Jaime Ara viniendo en tromba desde atrás; es cierto que hubo clarisima falta contra Koundé, que el árbitro no quiso ver, pero eso es lo que te ganas cuando no rematas el partido cuando has podido hacerlo.

Y no fue solo por desaciertos del Barcelona pues como es costumbre en este tipo de partidos, el meta local, Arnau, estaba tapando de todo. Lo cierto es que el partido se ponía 1-2 para el delirio de la afición local, y los fantasmas junto con los nervios comenzaban a sobrevolar Huesca. Entró Gündogan aportando más nerviosismo y desacierto al equipo catalán, y cuando todo pintaba para complicarse, Javito toca infantilmente el balón con las manos y penalti para el Barcelona.

Lo transformó en gol Lewandowsky, con esa forma poco ortodoxa de lanzar los penaltis, y respiraba Xavi. Tuvo la sentencia Vitor Roque con un buen balón al espacio pero se le hizo de noche; entonces en un libreto que parecía haber escrito el mismísimo Alfred Hitchcock, Fermín comete un dudoso penalti sobre Crespo, que Prat transformó en gol, lanzando un obus desde los once metros. Otra vez tuvo Vitor Roque la sentencia, al igual que Robert Lewandowsky, pero el marcador ya no se movió, fin del sufrimiento. El FC Barcelona estará en el sorteo de mañana pero hay muchos jugadores que deberían ir al rincón de castigo porque así, realmente es muy difícil. Victoria y poco más que decir, sino preparar bien el partido frente al Osasuna, correspondiente a la semifinal de la SuperCopa de España y que Dios nos ayude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *