Si hay un partido en La Liga Ea Sports que siempre promete emociones y goles es un Barcelona – Sevilla; espectáculo, buen fútbol y una batalla campal para llevarse los tres puntos. El Estadi Olímpic de Montjuïc será el escenario de un partido en día atípico y en dónde los sevillanos buscarán escalar posiciones, tras un comienzo un poco flojo, ubicándose más cerca de los puestos de descenso que de los líderes, mostrando muchas veces dos caras dependiendo el partido.

En esa especie de “Dr Jekill y Mr. Hide” deberá el Barça estar atento a cuál equipo comparece mañana al Estadi: el Sevilla que puso contra las cuerdas al todopoderoso Manchester City de Pep Guardiola y actual Campeón de Europa en la Final de la Súpercopa europea… o el Sevilla al que el Alavés le metió cuatro y puso de manifiesto muchas de sus carencias, sobre todo las defensivas. De entrada, malas noticias para el equipo de Mendilibar, pues uno de sus delanteros más letales, Youssef En-Nesyri, no podrá estar por lesión.

Si que vuelven Marcos Acuña y Mariano Díaz, para que, posiblemente, el míster proponga línea de cinco, pero con dos carrileros que salgan disparados a la contra cuando recupere el balón y empujen al equipo hacia arriba, mientras el FC Barcelona circula la pelota para no meterse excesivamente atrás. Veremos las rotaciones de Xavi, que decía hoy en rueda de prensa que “no sólo son necesarias por el reparto de minutos, sino también para generar competencia”. “Son importantisimas”, decía.

Y si el Sevilla es capaz de lo mejor y lo peor en un mismo partido, los cules saben que precisaran máxima concentración para evitar errores infantiles como los del otro día; los jugadores no son máquinas, de eso estamos claros, pero en partidos de altos nivel, como el de mañana, cualquier error te penaliza. Quizás, como el Sevilla juega diferente al Celta y al Mallorca, veremos a un Barça mucho más fluido y cómodo en el manejo del esférico y el ataque. ¿El once de Xavi? Seguramente será el “de gala” pero incluyendo a Lamine por Rafinha (Ter Stegen, Balde, Kounde, Araujo, Cancelo, Romeu, Gundogan, Gavi, Joao Félix, Lewandosky y Lamine) con la intención de que Cancelo se pare en ataque como interior y juntar a Gundo en la punta del cuadrado con Lamine para generar superioridad por el lateral izquierdo del Sevilla (quizás su flanco más débil en defensa)

El conjunto catalán debe mantener la paciencia en la circulación del balón hasta que aparezca el pase gol, no apresurarse en el ataque para no generar pérdidas innecesarias y riesgosas. Tampoco conviene al Barça (y el Sevilla puede verse tentado a llevar el partido hacia allá), que el partido se le transforme en un ida y vuelta, en un golpe a golpe en donde se puede caer por nocaut o noquearlos en los primeros 45′. El “partido loco” de me atacas y te ataco no es aconsejable porque el equipo catalán sufre mucho en las transiciones rápidas y en el retroceso.

Paciencia para madurar la jugada de gol es imprescindible mañana, tocar y tocar hasta que aparezca el espacio, que corra la pelota y el Sevilla detrás de ella. Por lo general, los entrenados por Mendilibar y más aún el Sevilla, busca meter el miedo en el cuerpo los primeros minutos, presionando muy alto y con ataques directos. El Barcelona no debe entrar en ese juego, sino hacer lo suyo y apegarse al plan que bien explicaba Xavi en la rueda de prensa previa al partido: concentración, paciencia y mover la pelota con fluidez.

La semana que viene hay Champions, sí, el partido más difícil de la fase de grupos (vs Porto, en Portugal), pero no caigamos en el error de jugar un partido con la mente puesta en otro. ¡A por los tres puntos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *