Grimau y lo suyos se imponen al Olympiacos, en Grecia (80-82) en tiempo extra para tomar el comando de la serie (2-1) y soñar con el Final Four de la Euroliga.

Un auténtico partidazo el que se vivió en el Pabellón de la Paz y amistad, que se definió en el último suspiro del tiempo extra, luego de que Jabari Parker anotara dos tiros libres y dejara sin opciones al equipo griego.

Roger Grimau salía al tabloncillo con: Rubio, Laprovittola, Kalinic, Parker y Vesely. Por su parte, Bartzokas alineaba a: Walkup, Canaan, Sikma, Peters y Fall.

Como viene ocurrien en la serie, la igualdad hace acto de presencia en el primer cuarto (13-13), en el que destacaron: Jabari Parker, Laprovittola y Vesely.

En el segundo tramo, los griegos pusieron la marcha en el acelerador y se fueron al descanso con una ventaja de cinco puntos, en donde los Willy Hernangómez, Satoransky y el triple esperanzador de Kalinic, mantuvieron al Barça en el juego cerrando el parcial (24-19).

Al regreso del descanso, la piñata de la fiesta la pusieron los Laprovittola y Satoransky, con dos triples consecutivos, que le daban la vuelta al marcador. Pero, a pesar de la resistencia de Walkup, los NBA, Ricky Rubio, Willy Hernangómez y Jabari Parker, consumaban un cuatro de ensueño, que dejaba a los blaugranas al frente en la pizarra, por seis puntos y un parcial de (14-25).

Último cuarto en juego y comenzaba el despropósito arbitral que impera contra el Barça en la Euroliga. Anti deportiva y Vesely al borde del abismo, lo que provocaba que el Olympiacos diera vuelta al marcador.

Pero, al más estilo de Alfred Hitchcock, el suspenso se haría presente en El Pireo. Cuando faltaban menos de tres minutos, dos triples de Abrines metieron a los culers en el partido y redujeron la diferencia a tan solo dos puntos.

La mesa estaba servida para el de siempre: el Olympiacos da una de las dos faltas que tenía por dar. Saque desde el lateral. Recibe Nicolás Laprovittola, apretado por la línea lateral, dos rivales y frente al banquillo local.

El argentino se saca una carta del sombrero: hace la individual, deja a los oponentes desparramados, cruza la pintura, el aro y deja una linda bandeja en reversa para empatar el partido, con siete segundos por jugar.

Reponen los griegos, Williams-Goss agarra el balón, se juega la individual y no logra el canasto. ¡Prórroga!

Ya en el tiempo añadido, los de Bartzokas arrancan a todo tren y colocan tierra de por medio con cinco puntos. Los de Grimau intentaban luchar con uñas y dientes, al punto que ganaron un vital salto entre dos en la postrimería del partido, que les dio vida y alma.

Un triple de Sato y dos transiciones defensivas sublimes del Barça, empataron el marcador a 80 puntos y dejaron todo para que Jabari Parker se convirtiera en el hombre del partido.

A falta de 0,5 segundos en el reloj, el norteamericano se eleva desde la línea de tres y recibe una falta. Los árbitros revisan y la convalidan. Lo demás, es historia. Jabari anota los dos primeros tiros libres. El último, como manda el manual. Tiro a fallar, pero que toque el aro y victoria para el Barça, que se asegura, como mínimo, volver al Palau y pone contra las cuerdas al Olympiacos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *