Después de asistir a los 3 meses más infames del bochornoso juicio mediático contra el Barça, impostado de calumnias, aberraciones, de periodismo de cloaca de alcantarilla putrefacta, de periodistas con olor a naftalina y hedor a rancio, a habitación de haber fumado toda la noche, con los ceniceros cargados de colillas mal apagados.

Con periodistas exaltados, excitados, drogados y borrachos, henchidos de odio y resentimiento. Hemos asistido a la depravación pública mediática más espeluznante de la democracia. Con especiales interrumpiendo programas, Ferreras con los ojos inyectados en sangre, al borde de la esquizofrenia. Periodistas señalando y acusando con la toga de Fiscales y Jueces, saltándose procesos judiciales, como hacían en la edad media, antes de mandar a las brujas a la hoguera. Periodismo con la insignia del Real Madrid prendida en el pecho, con la bufanda anudada al cuello. Con el hooliganismo por bandera.

Periodistas que han dictado sentencia a la antigua, propias de dictaduras totalitarias, sin pasar por juicio, ni falta que hace, un disparo en la nuca antes del amanecer en cualquier loma de cualquier cuneta de carretera. Periodistas que han confundido un deseo con la realidad. Periodismo de servidumbre, de manipuladores, periodistas de paja, trampantojos incapaces de reflejar ni una sola verdad. Periodismo de refritos para contar lo mismo 20 veces.

Donde hasta el propio presidente de LaLiga ha intentado ‘colar’ pruebas falsas del caso Soule. Otros han ‘confundido’ Arminio con Armario, no se sabe con qué posible intención(o sí).

En otras palabras, hemos asistido al mayor escarnio y linchamiento mediático de la historia democrática. Una caza de brujas sin precedentes, a una prostitución periodistica abanderada por el séquito de reclutas disfrazados de periodistas afines y servirles al regimen dictatorial del Madrid y a su cacique, Florentino Pérez.

Después de la introducción, para hacer un fiel reflejo del retrato exacto de la clase de periodismo del que hablamos, recordad que ni las investigaciones, primero de Hacienda, segundo de la UCO, donde la Guardia Civil mantiene la tesis de sobresueldos y tercero de la Uefa, con un informe de 34 páginas, han podido encontrar ni una sola prueba o indicio donde el Barça haya recibido ningún tipo de beneficio o favor arbitral.

No era de extrañar que la Uefa diera el OK al Barça para jugar la Champions bajo estas premisas. La sorpresa es ver las reacciones furibundas del nacional-madridismo y demás parias comparsas. Vendieron la piel del oso antes de cazarlo y han quedado heridos, humillados y retratados.

“No importa lo que hagas, importa que se demuestre, vaya vergüenza”

Kike Mateu.

Afortunadamente, estamos en democracia y en un Estado de Derecho, donde en los cimientos de la justicia se tienen que probar los hechos y la culpabilidad, querido Kike.

Afortunadamente, ya nadie te puede señalar con el dedo acusador y previo paso por comandancia, aparecer fusilado al amanecer.

Un comentario en «El juicio mediático»
  1. Es tremendo el poder del oligarca Florentino en los medios… y sinceramente creo que el president Laporta hace bien en no cenar/comer con él, antes de los derbis. Sin duda estas campañas mediáticas teledirigidas contra el Barça tienen un origen, y creo que es Florentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *