Trabajado pero importante triunfo el que ha logrado el FC Barcelona, visitando al Cádiz en el Nuevo Mirandilla, un gol por cero. La “segunda unidad” ha puesto la cara y ha sacado tres puntos que le sirven para no perder pisada al Real Madrid y citarlo para enfrentar la “Final” del campeonato liguero, el próximo domingo, en el Santiago Bernabeu.

Si el Madrid gana el SuperClásico, la Liga habrá quedado vista para sentencia. Pero, si ganan los cules, nos esperaría un cierre de temporada de pronóstico reservado. Por lo pronto, y con la mirada puesta en el partido del martes, Xavi Hernández puso un once repleto de suplentes y de jugadores que no podrán participar por suspensión frente al PSG.

El Cádiz le metió mucho ritmo al comienzo de partido, quizá buscando algún error para poder capitalizar temprano. El Barça, por su parte, bajaba el ritmo recuperando el balón y tocando con, por momentos, excesiva parsimonia…los locales se rehusaban a entrar en ese juego y cada vez que podían, salían rapidísimo a la contra.

Pero ahí estaban Christensen y Cubarsí, que da igual con quien haga pareja de centrales, siempre es una garantía. Vitor Roque estaba muy activo arriba, presionando, buscando alguna chance. João Félix dejaba pinceladas de calidad y Ferrán picaba al espacio cada vez que podía. Aun así, el partido era parejo y el Barça no lograba plasmar superioridad.

Y los locales, aunque en bloque bajo, no se colgaban del arco e incluso, en un puro acto de valentía, intentaban llevar por momentos al partido a un correcalles. Pero el fútbol es un estado de ánimo y ahora mismo el FC Barcelona está en un “hype” brutal en donde no se arruga frente a nadie.

Daba la sensación que le faltaba pase por dentro a los blaugranas e incluso alguien que hiciera de Gündoğan metiendo ese último balón. Pero a falta de pan, buenas son las tortas, y en la salida de un corner João Félix se saca de la chistera una chilena para colocar el inapelable 0-1 en el marcador.

Como se ha dicho mil veces, el portugués, cuando quiere, es un jugadorazo y tiene esas cositas de jugador top. El Cádiz estaba claro que lo difícil para los visitantes sería abrir la lata, pues a partir de ahi, los catalanes podrían manejar con más tranquilidad el resultado, el balón y el partido. Al terminar los primeros 45, parecía que los de Pellegrino no sintieron el gol.

De hecho, empezaron el segundo tiempo envalentonados, coinciendo, como no, con la acostumbrada pájara de los de Xavi, al comienzo del partido o en los inicios de las segundas partes. Pudo llegar la sangre al río, pero Ter Stegen tuvo un par de intervenciones salvadoras y Óscar Hernández, susituto del sancionado Xavi, movió el banquillo rápido.
Los cambios mejoraron al Barça y el Cádiz empezó a mostrar síntomas de cansancio, aunque sin dejar de buscar, al menos, un empate que les metiera de lleno en la lucha por salir de los puestos de descenso. Pues nada, ya el marcador no se movió y, contra todo pronóstico, este Barça toma velocidad de crucero justo cuando se decide la temporada.
Y como dato curioso, el Barcelona con Óscar “Klopp” Hernández sigue sin perder un partido cuando le ha tocado dirigir al primer equipo. Ojito por si llegamos a la final de la Champions y le usamos como el talisman ese día. Próxima parada, partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *