Según la agencia DBRS Morningstar, el FC Barcelona reafirma un BBB estable, tal cual se lo calificó hace un año por la misma agencia. Esto indicaría una mejora y una consolidación de su raking en el apartado financiero además de la confianza generada en vistas de previsiones económicas de cara al futuro.

Además, esta calificación muestra un fortalecimiento en cuanto a los resultados económicos del Club durante la temporada 22/23, sumado a la obtención del financiamiento para el Espai Barça con condiciones coherentes en cuanto a los criterios y perspectivas acordes a los que establece dicha agencia.

La DBRS Morningstar, que es una agencia de calificación crediticia a nivel mundial, explica que el rating que se emitió está fundamentado en “la fortaleza icónica de la marca del Club”, además de “fuentes diversificadas de ingresos probables” y las “tendencias de mercado favorables en Barcelona junto con los beneficios futuros de la inversión en el proyecto de la renovación del Estadio”.

A su vez, dicho informe también valora y tiene en consideración la importancia del rendimiento en el campo del primer equipo, sumado el aumento de los costos y la inversión con el objetivo de seguir siendo un equipo competitivo. Más allá de que no se logró avanzar de la fase de grupos de UEFA Champions League, la DBRS estima que los ingresos operativos, excluyendo la ganancia capital única y los ingresos financieros, superen los 773 millones de euros que se encuentran presupuestados a diferencia de los 640 millones del ejercicio 2022.

Estos incrementos son responsabilidad de la recuperación en parte, por la asistencia a los partidos con números de niveles previos a la pandemia, aumento de los ingresos por patrocinadores, incluidos los del nuevo acuerdo firmado con Spotify. Es por esto que, DBRS Morningstar espera que se registre un ingreso neto positivo en base al balance de 2023 como consecuencia de la ganancia de capital única de 400 millones de euros debido a la venta del 15% de los derechos de medios, ingresos financieros de 193 millones por la desinversión del 49% de la propiedad de Barça Studios.

A futuro, la DBRS espera que los ingresos disminuyan, ya que debido a la renovación del Camp Nou, el equipo azulgrana jugará en el Estadio Olímpico de Montjuic durante la temporada 2023-2024. Con los controles en los costos del primer equipo, y la salida de varios jugadores de alto costo, sumado a otras iniciativas se estima que igualmente la utilidad neta continuará siendo positiva y que recién en la temporada 2024-2025 los ingresos deberían recuperarse significativamente cuando el equipo regrese nuevamente al ya renovado Camp Nou.

Por Axel Aina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *