Espectacular puesta en escena del Barça Balonmano 32-31 frente al PSG para sellar su pase a la Final Four, en un Palau repleto y completamente volcado con el equipo.

Una ronda de cuartos de final en donde el equipo catalán había hecho los deberes en el partido de ida y en el de vuelta fue casi todo una fiesta frente a su público.

Tristemente, a falta de cinco minutos para terminar el choque, Pol Valera salió con una lesión que pinta muy mal. Más de cinco mil almas llenaron las gradas del Palau, apoyando y mandando un mensaje a los otros tres equipos de la Final Four (el Aalborg, el Veszprém y el Kiel): el Palau Blaugrana es un fortín.

Los de Carlos Ortega usaron el mismo guión del partido de ida, hace una semana, pero esta vez los parisinos presentaron cara solo unos quince minutos. Entre Petar Cikusa y la buena defensa de los locales, el partido empezó a tomar una sola vía, El marcador reflejaba un claro 17-12 al final del primer tiempo.A menos de diez minutos para el final, un parcial de 20-13 bajaba el martillo al partido y a la eliminatoria, pero en esas cayó lesionado Pol Valera y eso “enfrió” un poco el asunto. Syprzak, ex del Barça, puso algo de emoción en los minutos finales, pero ya el pescado se había vendido. A este Barça, es muy duro meterle mano, menos cuando juega en casa. Veremos si Carlos Ortega puede recuperar algún efectivo de cara al comienzo de la final de cuatro en junio, pero lo que es indiscutible, son los méritos de un equipo que vuelve a estar entre los cuatro mejores de europa, más allá de los que se fueron y las bajas ocurridas en pretemporada….realmente,para quitarse el sombrero. ¡Felicitaciones a los chicos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *