Buena victoria del FC Barcelona en Montjuic, dos goles por cero, frente a la siempre batalladora Real Sociedad de Imanol Alguacil. Con muchos vacíos en las gradas, pero jugando bien e imponiendo condiciones, el Barça retoma el necesario segundo puesto de la clasificación, después del tropiezo del Girona en esta jornada.

Mañana, los de Michel juegan en casa frente al Villarreal; otro partido complicado, en el comienzo de la jornada 36. Los de Xavi jugarán el jueves frente al Almeria, sabiendo el resultado del Girona.

Hoy, en un clima frío tanto en las gradas, como atmosféricamente. Los locales hicieron lo que tenían que hacer para llevarse los tres puntos.

Sorprendió Xavi de inicio, dejando a Araujo en el banquillo, por unas supuestas molestias físicas, siendo la pareja de centrales Iñigo Martínez y Pau Cubarsí. Con eso, el equipo ganaba una cosa y perdía otra; lo positivo es que habrían dos buenos centrales con muy buena salida de balón. Lo negativo, es que no habría un central “corrector” natural.

De entrada, Raphina y Lewandowsky pudieron poner el primero, pero el pase no llegó a destino; se lo veía al Barça otra vez bien parado en el campo, concentrados e intensos en la presión, Raphina el primero. Y, nuevamente, se puso en ventaja de primero porque entre Lewandowsky, Gündoğan y Lamine armaron una jugada espectacular.

Pivoteó Lewy, cedió para Gundo y el alemán puso un pase con ventaja para que Lamine acomodara el pie y metiera un pase a la red de primera. Golazo y merecido 1-0. La Real intentaba llevar el partido a su terreno, al golpe a golpe, buscando transiciones rápidas a la espalda de Cubarsí, lo cual, por momentos, sin un central corrector, llegaban problemas.

Un gol de Sheraldo Becker en fuera de juego, por muy poco, metía el miedo en el cuerpo a toda la parroquia culé. Así, se iban al descanso con un Barcelona que mereció más y una Real Sociedad que pudo sacar petróleo en las pocas que tuvo.

Nuevamente se estaba jugando a lo que el Barça quería y eso siempre es una buena noticia. El segundo tiempo arrancó, nuevamente, con un Barcelona intenso, generando muchas ocasiones, pero sin concretar.

Por momentos, daba la sensación que le estaba perdonando la vida al cuadro donostiarra. Tomó Brais un balón en la frontal tras un error de Gündoğan, regateó para dentro, luego para afuera, pero su disparo se fue ancho por muy poco.
Entraron Fermín y Sergi Roberto, por Pedri y Christensen; un par de minutos después, salía Lewandowsky para que entrara Ferrán. Y prácticamente a la primera que tuvo, pudo marcar “el tiburón”, pero Rwmiro, otra vez, se lucia bajo palos. Parecía que, o el Barça lo finiquitaba definitivamente o la Real se lo iba a empatar en cualquier acción.
Una mano inocente de Odriozola ya con tiempo cumplido, le permitió a Rafinha marcar de penalti y coronar con un gol su impecable actuación del día de hoy, 2-0. El Barcelona vuelve al segundo puesto de la clasificación y otra vez depende de si mismo para que todo termine así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *